Tras un jueves para el infarto, el dólar cerró la semana en 39,50 pesos en las principales casas de cambio de la ciudad de Santa Fe tras abrir el día en $41,50. La jugada del Banco Central, que ofreció subastar 675.000 millones, frenó la tendencia alcista.

La estrategia de la entidad que preside Luis Caputo fue realizar tres subastas a lo largo de la jornada. A las 10, cuando abrieron los mercados, ofreció 75.000 millones de dólares; luego subió la apuesta a u$s 100.000 millones y cerró la jornada con u$s 500.000 millones. Aunque al final de la jornada terminó vendiendo solo u$s 250.000 millones.

De esta manera, el gobierno atenuó el derrumbe que viene sufriendo el peso respecto a la moneda estadounidense, factor que genera más que un dolor de cabeza para la economía del país.

Los números oficiales del Banco Central de la República Argentina indican que la divisa finalizó a $36,18 para la compra y a $37,99 para la venta, de acuerdo a los números en Capital Federal.

El día anterior, la moneda estadounidense había cerrado en un máximo histórico entorno a los 42 pesos promedio en Rosario, lo que significó una devaluación cercan al 16 por ciento.