La primera semana del año cerró finalmente con un valor de $19,45 para la venta en las casas de cambio céntricas. De igual manera, también se puede encontrar a $19,35 en la peatonal en otra de las casas más conocidas y concurridas de la peatonal.

Si bien el récord se lo llevó el 28 de diciembre, que llegó a 19,65 en la capital provincial, el margen resulta muy estrecho una semana después y preocupa que pueda superar los $20 en las próximas semanas.

En la city porteña, el billete mayorista abrió en alza y, pocos minutos después de iniciadas las operaciones, su cotización marcó un nuevo máximo de $19,10 por unidad en el Banco Nación (BNA), unos 40 centavos por encima del cierre de la jornada anterior.

El jueves, el billete norteamericano registró su primer salto del año impulsado por una demanda sostenida y avanzó 18 centavos.

Según los especialistas están impactando en la disparada del dólar la interna económica, que provocó que en los últimos días la cotización fuera afectada por subas y bajas de hasta 50 centavos en un día.

Los rumores por la posible renuncia del presidente del Banco Central continuaron alimentando las versiones sobre la relajación de la política monetaria para contener la inflación, y calentaron la demanda de dólares, junto con los turistas que necesitan billetes para viajar.

La baja en las tasas de interés que se prevé habrá el martes en la licitación de Lebacs, y el cambio de expectativas de los agentes económicos parecen reanimar la decisión de los inversores a buscar refugio en el billete verde.

La cotización tuvo un recorrido hacia el alza, y los valores mínimos se registraron en el comienzo de la jornada cambiaria.

Pero la aparición de la demanda generó una inmediata carrera alcista que fue empujando poco a poco al tipo de cambio a tocar sus máximos.

Al contrario del comportamiento del mercado local el dólar a nivel mundial se depreciaba un 0,4% debido a que el euro reanudaba la apreciación que lo llevó cerca de su nivel más alto en tres años.