El País

Los hogares gastan en servicios el doble que en alimentos

En los últimos doce años la canasta de gastos mutó. Hoy el 40,3% se destina a pagar vivienda, salud o transporte, mientras que el 22,6% para comer.

Domingo 16 de Febrero de 2020

Por cambios de hábitos de consumo pero también por fuertes modificaciones en los precios relativos, las canasta de gastos de los hogares mutó en los últimos doce años. Los servicios, fundamentalmente los asociados a la vivienda, la salud, las comunicaciones y el transporte fueron ganando participación en la canasta de consumo, a expensas de los alimentos y bebidas. Actualmente, el 40,3% del gasto está relacionado con servicios, y el 22,6% alimentos.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) presentó a fines del año pasado el informe de gastos de la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares 2017-2018. Se trata del resultado de un operativo se llevó a cabo entre noviembre de 2017 y noviembre de 2018 en convenio con las direcciones provinciales de estadística de todo el país. Su objetivo es obtener información acerca de los gastos y los ingresos de los hogares y sus características sociodemográficas.

La encuesta permite caracterizar las condiciones de vida de los hogares. También proporciona información para el cálculo de las ponderaciones del índice de precios al consumidor (IPC) y para la actualización de las estructuras de las canastas de bienes y servicios que se emplean en la elaboración de las líneas de pobreza e indigencia.

La comparación con encuestas anteriores permiten detectar los cambios en las estructuras de gastos de los hogares. Es es posible por la comparación con las encuestas realizadas en 1996-1997, 2004-2005 y 2012-2013.

“La composición del gasto de consumo de los hogares cambia con el paso del tiempo, esto se debe a varios factores, como el surgimiento de nuevos consumos o los cambios de precios relativos en los grupos de gastos”, señaló. Esto es visible, en el caso de la última encuesta, en el peso que adquirieron los servicios en la canasta de gastos, a partir de los ajustes tarifarios.

De acuerdo al trabajo del Indec, la proporción del gasto de consumo en alimentos y bebidas no alcohólicas disminuyó. Pasó de representar el 28,8% en 1996- 1997, al 25,7% en 2004-2005, y al 22,6% en 2017-2018.

En cambio, tanto transporte como comunicaciones experimentaron un incremento constante de su proporción en el gasto total de los hogares. En el primer caso, pasó del 11,2% en 1996-1997, al 11,6% en 2004-2005, para llegar al 14,2% del gasto de consumo en la edición de la encuesta de 2017-2018. En el segundo ítem, el incremento fue mayor: del 2,6% a mediados de los 90, hasta el 5,2% en la última medición.

El caso de los gastos de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles parece ser el más sensible a la variación de precios relativos. La participación en el total disminuyó entre las encuesta 1996-1997 y la de 2004-2005, de 12,8% a 10,6%.

La crisis de la convertibilidad y la pesificación de tarifas influyó en esta reducción. Pero a partir de 2016, la liberación de estos precios provocó un cambio de paradigma. Así, entre el relevamiento realizado a mediados de la década pasada y el que se terminó de hacer en 2018, la proporción del gasto destinada a este item saltó al 14,5%.

“Este aumento está asociado principalmente al incremento en el rubro de alquileres efectivos de la vivienda y en los servicios de electricidad, gas y otros combustibles”, explicó el Indec.

En menor medida, influye el suministro de agua y servicios diversos relacionados con la vivienda.

Incluso dentro del gasto proporcional asociado a vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, se verificaron cambios entre las tres encuestas de gastos. En los últimos doce años se destaca el aumento del gasto en suministro de agua y servicios relacionados con la vivienda” , de 1,9% a 2,5%. electricidad, gas y otros combustibles, aumentó 1,3 puntos porcentuales.

En el análisis presente la foto de la encuesta realizada entre 2017 y 2018 muestra algunas características relevantes. A saber:

• El gasto en alimentos y bebidas no alcohólicas representó el 22,7% del gasto de consumo de los hogares a nivel nacional.

• El gasto de consumo en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles representó el 14,5% del gasto de consumo para el total del país. Su composición estuvo determinada por un 5,9% en “electricidad, gas y otros combustibles”, 5,0% en “alquiler de la vivienda”, 2,5% en “suministro de agua y otros servicios de la vivienda” y el 1,1% en “conservación y reparación de la vivienda”.

• Dentro gasto en transporte, que representó el 14,3% del gasto de consumo, el 8,1% estuvo asociado al funcionamiento de equipos de transporte personal, el 3,2% a servicios de transporte y el 3% a la adquisición de vehículos.

Composición de hogares

Los hogares unipersonales integrados por menores de 65 años registraron una proporción menor de gasto en alimentos y bebidas no alcohólicas y un mayor gasto en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles. En los hogares unipersonales conformados por adultos de 65 años y más, se observó una mayor proporción del gasto en salud.

• Los hogares sin adultos mayores destinaron el 5,1% de su gasto de consumo a salud y el 3,6% a educación. Los hogares con un adulto mayor asignaron el 9,5% de su presupuesto al gasto a salud y el 1,5% a educación. Finalmente, los hogares con dos y más adultos mayores emplearon el 14,0% de su presupuesto en gastos de salud y el 0,8% en educación.

• Los hogares inquilinos registraron un gasto de 28,2% en el rubro vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, mientras que este mismo gasto para los hogares propietarios fue del 10,5%. Entre los hogares inquilinos, el 21% del gasto de consumo fue asignado al “alquiler efectivo de la vivienda”, el 4,1% a “electricidad, gas y otros combustibles” y el 2,8% al “suministro de agua y servicios relacionados con la vivienda”.

• El gasto en salud representó el 6,4% del gasto de consumo en el total del país. Para aquellos hogares con cobertura prepaga de salud, este gasto ascendió a 11,4%, mientras que para los que contaban con una obra social fue del 5,6% y para los hogares que solo tienen cobertura de salud pública, 3,5%.

Hábitos de consumo

La encuesta también relevó los hábitos de consumo de la población. Por ejemplo:

• El 69,3% del gasto total de consumo relevado en la ENGH 2017-2018, se realizó en efectivo, mientras que el 19,5% correspondió a pagos con tarjeta de débito y crédito.

• El pan, la carne (vacuna, ovina, cerdo, etc.), frutas y verduras, aves, huevos, quesos y leche, son los alimentos que los hogares declararon mayoritariamente adquirir al menos una vez a la semana. En cambio, aproximadamente un tercio de los hogares entrevistados manifestaron que realizaban una vez por mes las compras de té, café, yerba, aceite y azúcar para el hogar.

• La mayoría de los gastos registrados se realizaron presencialmente en el negocio (91,5%). Sin embargo, en algunos rubros se registró un mayor peso de las compras por internet, como en transporte de media y larga distancia (51,7%) y turismo (36,4%).

Se observa que existe una relación entre la forma de pago y la finalidad del gasto: la mayor parte del gasto que realizaron el total de los hogares en alimentos y bebidas no alcohólicas (82,5%), vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (78,7%) y restaurantes y hoteles (80,8%) fue en efectivo, mientras que la tarjeta de crédito tuvo relativa importancia en los rubros prendas de vestir y calzado (29,3%), equipamiento y mantenimiento del hogar (28,4%) y recreación y cultura (23,9%).

El pago a través de homebanking tuvo alguna relevancia en el gasto en educación (20,8%), comunicaciones (14,3%), salud (12,0%) y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (13,0%) (cuadro 15).

También hay una relación entre la forma de pago y el lugar de compra. En los autoservicios pequeños se utilizó mayormente el pago en efectivo (87,1%), así como en los bares, pizzerías, heladerías y restaurantes (84,5%). En cambio, el 41,2% de las compras en supermercados e hipermercados se realizó con tarjetas de crédito y débito.

El 24,8% del gasto de los hogares en alimentos y bebidas en todas sus formas, ya sea para preparar en el hogar o consumir ya elaborados, se realizó en supermercados; el 19,0%, en autoservicios y el 34,5%, en otros negocios especializados (carnicerías, verdulerías, panaderías, etcétera).

Para adquirir productos frescos como carnes así como frutas y verduras, los hogares prefirieron realizar las compras en carnicerías y verdulerías (más de un 50% del gasto se registró en estos negocios), mientras que para los productos lácteos, quesos, huevos, aceites y grasas, otros alimentos y bebidas alcohólicas, la mayoría del gasto se realizó en los supermercados, según los datos del Indec.

Por otra parte, en relación con el modo de compra de los bienes y servicios no alimentarios —en el negocio, por internet o por teléfono— se observa que, si bien el gasto por internet representó el 6,2% del gasto total, en algunos rubros esta modalidad tuvo un peso significativo, principalmente en aquellos ligados a transporte de media y larga distancia (51,7%) y turismo, que ascendió al 36,4%.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario