Economía
Jueves 21 de Septiembre de 2017

¿Para qué sirve la nueva factura electrónica "M" que implementará AFIP?

Será a partir de octubre y se dispondrá para las sociedades o contribuyentes físicos que registren "inconsistencias" en sus cuentas bancarias y fiscales, con el objetivo de combatir la utilización de facturas apócrifas.

El anuncio lo formuló ayer el titular de la AFIP, Alberto Abad, durante un contacto que mantuvo con la prensa, en el que precisó que en el primer semestre del corriente año se detectaron "maniobras de facturación presumiblemente truchas por 4.000 millones de pesos".

A partir del 1 de octubre el organismo aplicará una "Matriz de Perfil de Riesgo Apócrifo", una serie de parámetros de control para evaluar la conducta de 850.000 contribuyentes, relacionando montos de facturación/bienes registrables, de facturación personal, la actividad declarada, y las cuentas bancarias, además de su cumplimiento con el organismo.

Si este contribuyente, sea persona física o sociedad, presenta "una inconsistencia severa", algo "evidente, grave" se le permitirá en un principio utilizar una "Factura M" , por lo que quien contrata el servicio será agente de retención del 21 por ciento del IVA más un 3 por ciento de ganancias.

La utilización de la factura "M" será automática, es decir, que el contribuyente cuando quiera realizar una factura electrónica, el sistema solo le permitirá utilizar esa categoría hasta que la AFIP revise su situación.

Para salir de la factura "M", el contribuyente deberá presentar vía web una nota de disconformidad sobre los motivos que originaron la medida. Pero si sigue facturando con la categoría "M", la AFIP podrá incluirlo en la base de facturas y/o compañías apócrifas, suspenderle el CUIT e iniciar acciones administrativas y judiciales, entre otras acciones. Incluso, aquellos que reciban de manera continua facturas "M" podrían ser pasibles de sanciones, como impugnarle el gasto.

Además, aquellas empresas que no retengan el IVA y Ganancias los que realizan factura M podrán ingresar en esa misma categoría. Esta medida se debe a las múltiples acciones de evasión tributaria que se realiza a través de facturas apócrifas, incluso de empresas falsas que solo en el primer semestre del año y en tres operaciones alcanzó los 4.000 millones de pesos.

Un ejemplo de esta maniobra es que una empresa compra a una "usina", sea esta una empresa o una persona, una factura por servicios o bienes inexistente por 1.000 millones de pesos. El 21 por ciento de IVA se reparte en partes iguales entre la empresa beneficiaria, y la usina, es decir, unos 50 millones de pesos cada una pero además, quien supuestamente hace el pago de ese servicio, puede deducir el monto de Ganancias.

"No son solo facturas apócrifas, también hay empresas apócrifas, que no tienen ningún tipo de actividad o empleados", explicó Abad. Muchas de estas sociedades son conformadas por estudios contables o de abogacía, que generan estas compañías. Antes de aplicar la "Matriz", la AFIP hizo una prueba piloto sobre un millar de contribuyentes sospechadas de tener un perfil de "usinas", que habían emitido facturas por 25.000 millones de pesos en un trimestre. Tras la revisón y las correspondientes advertencias de la AFIP, el 84 por ciento de esos contribuyentes dejó de emitir ese tipo de facturas, y el resto solo los hizo por 500 millones de pesos.