En diálogo con UNO en la Radio (lunes a viernes de 16 a 18 por FM Sol, 91.5 Mhz), el economista Mariano De Miguel, director del Instituto Estadístico de los Trabajadores, opinó respecto del futuro de los créditos hipotecarios y dijo que actualmente el panorama para aquellos que sacaron créditos UVA "está muy complicado".

"El sistema del UVA es muy interesante y muy inteligente. Fue para mi una buena medida del Banco Central anterior, pero es inteligente en un escenario de inflación baja", aclaró el especialista.

En ese marco, sostuvo que cuando la inflación deja de ser baja, como es el caso de Argentina, y no es estable, el sistema UVA ya no es tan conveniente. "En un auto no es tan terrible porque no ajusta tanto con respecto al patrimonio y el ingreso de quién lo sacó, y llegando al límite, vendés el auto y lo cancelás. Con la casa es muy distinto. Fijate que de la mano de todo esto se frenó mucho ese crédito y no creo que sea el mejor momento para un crédito hipotecario de esas características", manifestó y afirmó que "hoy evidentemente los costos de ese crédito son muy elevados".

—¿Qué pueden esperar los que sacaron un crédito UVA hace dos años? -le preguntó UNO en la Radio.

—Te pongo un ejemplo personal. El año pasado compré un auto y aproveché un buen crédito de UVA con una buena tasa. Porque, el secreto del UVA es que la tasa de interés que pagás es baja, pero se va actualizando el valor del capital expresado en esas unidades UVA. Yo todos los días veo que mi cuota sube, pero dentro de un rango que todavía no me deja fuera de carrera, y en el límite si se llegara a descontrolar la inflación, vendo el auto y cancelo el préstamo. En el caso del que sacó el crédito para una casa es ditinto, porque no es lo mismo que aumente el capital de un crédito por un auto que el capital asociado a una casa, que obviamente es mucho mayor. Yo tiendo a pensar que igualmente, en el límite, Argentina tiene una historia por la cual algún mecanismo de resguardo a los que sacaron esos créditos se van a generar, no quiere decir que no vaya a haber casos que la pasen mal o se le complique, pero no veo una Argentina rematando casas. Ahora, esperemos no llegar a ese escenario.

—No, pero el que se endeudó tiene esa lógica preocupación, ¿no?

—Nosotros medimos la inflación todos los meses, sobre todo de los hogares que tienen un jefe o jefa de hogar asalariado, y ahora también de jubilados y pensionados y el problema es que la inflación para este año es difícil que esté por debajo del 31% o 32%. Es muy alta. Yo igual insisto que en la inflación el problema no solo es el nivel, sino la estabilidad de la misma, porque si a vos te dicen que va a estar en 30% o 35% en los próximos 10 años, por lo menos tenés como dato cierto que va a ser de 30% durante 10 años. El problema es cuando la inflación es alta, y creés que la de mañana va a ser más alta que la de hoy y la de pasado más alta que la de mañana y no sabés cuanto. Ahí entrás en una dinámica muy compleja para la economía.