A 225 kilómetros de la capital provincial, en una localidad de 3.000 habitantes, una escuela santafesina marca el rumbo de la educación del futuro.

Al aire libre, con celulares, notebooks, tablets y libros, así transcurren muchas de las horas de clases en la Escuela ISPI Nº 9073 José Manuel Estrada, de Santa Teresa, en el departamento Constitución. Allí ya no hay clases magistrales ni exámenes convencionales, los chicos trabajan de manera colectiva sobre proyectos temáticos y son evaluados por competencias.

Los docentes de la secundaria ubicada en el sur provincial, se animaron a implementar este modelo educativo alternativo. Los resultados fueron extraordinarios: lograron bajar la deserción y sus alumnos superaron la media nacional en la última evaluación de calidad educativa que realizó el gobierno nacional.

“Los lineamientos de nuestro modelo son los de la educación del futuro y puede ser replicado en otras escuelas”, destacó en diálogo con UNO Santa Fe, Ariel Alberto Rotondo, rector de la institución e impulsor de esta iniciativa en el sur provincial.

Contó que a finales de 2010 comenzaron a hacer un análisis estadístico de lo que estaba pasando en la escuela. “Nos dimos cuenta que solo uno de cada 10 chicos elegía una carrera que tenía que ver con la orientación de la escuela que es Economía y Administración. Que de los chicos que habían salido, el 50% había abandonado. Que solamente el 30% había terminado la escuela sin repetir ni llevarse materias”, detalló el profesor oriundo de
Máximo Paz, un pueblo cercano.

Este panorama desalentador fue el que los impulsó rápidamente a implementar medidas que en principio siguieron el esquema tradicional y fue ante los bajos resultados que tomaron la radical decisión de cambiar el paradigma educativo.

“Durante cinco años llevamos adelante estrategias que en general no resultaron. Entonces a mitad de 2015 decidimos dejar todo y comenzar a trabajar en este nuevo modelo que ya veníamos estudiando”, dijo Rotondo.

Para esto se inspiraron en la educación finlandesa, el país con mejor calidad de alfabetización, aritmética y educación en ciencias, y en el proyecto Horizonte 2020, de la Fundación Jesuitas de Educación (FJE) de Cataluña.

“Trabajamos en hacer un modelo que se adapte a Argentina, a Santa Fe y al pueblo. Miramos toda la normativa, para que nada de lo que hagamos esté fuera de la norma. Así fue como en agosto de ese año (2015) nos decidimos a implementarlo”, explicó Rotondo. Para ello no fue necesario que pidan autorización en el Ministerio de Educación ya que el modelo cumple con los requerimientos y sigue los lineamientos de Escuela Abierta, el programa de formación docente implementado por la provincia.

El modelo educativo de la Estrada tiene como base tres pilares: aprendizaje centrado en el estudiante, transparencia administrativa y pedagógica, y liderazgo distribuido.

¿Cómo es el aprendizaje?

Los alumnos no tienen materias tradicionales, sino que trabajan sobre seis proyectos troncales que están relacionados con los contenidos curriculares de la provincia y se dictan de 1º a 5º año. Estos son: Nuestro Cuerpo, Nuestra Identidad, Nuestro Lugar, Nos Comunicamos, Matemática al 100%, Administramos Nuestro Hogar, Nuestro Negocio y Nuestra Empresa. Además, trabajan en talleres que buscan por un lado el desarrollo de su vocación, como también de la faceta artística, científica y participativa. La jornada escolar consta de tres horas de trabajo en proyectos, una hora y veinte minutos de taller y otros veinte de espacio de encuentro.

En cuanto a la metodología utilizan el análisis de casos, la resolución de problemas, y la evaluación es por competencias. Los alumnos investigan sobre los temas, hacen puestas en común y paralelamente hay un sistema de evaluación permanente, donde los chicos se coevalúan con la guía del profesor.

“Cada docente tiene una hora y trabaja con los chicos actividades que tienen que ver con ese proyecto o con más de uno. Los chicos no están en la hora de física; sino que están haciendo algún trabajo de esa disciplina, pero relacionado con un proyecto específico como puede ser el de Nuestro Lugar. Paralelamente también lo que hacemos es la incorporación de profesionales y especialistas para la explicación de determinados temas”, comentó Rotondo a modo de ejemplo.

El rol pedagógico del docente en este modelo es el de proponer, en base a los proyectos, las tareas que se van a realizar, aunque también proponen los chicos. “El docente funciona como un facilitador, un guía, acompañando el aprendizaje de cada uno”, señala.

Digitalización

Paralelamente a los cambios pedagógicos, desarrollaron un sistema informático para digitalizar toda la escuela. Se trata de un software colaborativo que les permitió desde lo administrativo erradicar el papel, y en cuanto al trabajo de los contenidos del aula la posibilidad de que todos conozcan en qué se está trabajando en los diferentes cursos y que los docentes se puedan comunicar con sus colegas y alumnos para trabajar los proyectos también a distancia”, indicó el directivo.

Todos son líderes

“Acá todo el mundo puede participar y decidir sobre contenidos”, así explica el último pilar del modelo de la Estrada. Incluso los alumnos intervienen de las reuniones plenarias.

“El poder compartir todo cambió el clima escolar. No tenemos indisciplinas para nada”, destaca Rotondo.

Los resultados

El cambio no fue fácil para los chicos, incluso al principio de la implementación del nuevo modelo, Rotondo cuenta que tuvieron “problemas con los chicos que memorizaban mucho y tenían 10 en la libreta porque vieron resentidas sus calificaciones. Esto creó algunos conflictos, no solamente en la escuela sino también en las familias. Ya no es solo memorizar y hacer la prueba”, sostuvo.

Pero los resultados positivos en todos los indicadores de evaluación de calidad educativa que se dieron a partir de la implementación de este modelo alternativo son “extraordinarios”, asegura el directivo.

“Antes de 2015 el 80% de los chicos no sabía qué hacer en cinco años. Ahora el 90% de los chicos ya tiene decidido qué quiere estudiar. En las pruebas Aprender 2017 mejoramos 11 puntos en lengua y 6 puntos en matemática”, agregó.

Una experiencia modelo

La experiencia de esta escuela secundaria del sur provincial despertó el interés de diferentes ministerios. Entre ellos, la Dirección de Educación de la provincia de Buenos Aires, que en los últimos años ha estudiado este caso y hoy está aplicando este modelo en algunas instituciones. Es que esta iniciativa se acerca mucho a los lineamientos del proyecto Secundaria Federal 2030, que impulsa el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación para el año que viene.

El modelo de la Estrada también movilizó a instituciones como la Bolsa de Comercio de Rosario, que invitó a Rotondo a una misión educativa a Finlandia, Estonia y Alemania, que realizaron el mes pasado. En el viaje el rector confirmó que el modelo que hoy están implementando en la Escuela ISPI 9.073 está a la vanguardia de la mejor educación del mundo. "Nos encontramos con que nuestro modelo tiene mucho de Finlandia en lo que tiene que ver con inclusión educativa; de Estonia en lo que es gobierno digital, y de Alemania en cuanto a inserción laboral de los egresados. Vimos  que lo que estamos haciendo nosotros tiene muchas cuestiones pedagógicas de lo que están desarrollando esos países”, sostuvo.