El Bichi está de vuelta

Esteban Oscar Fuertes, quien volverá al fútbol con 40 años, contó por qué aceptó la propuesta del Sport Boys de Bolivia. “Cuando me llamaron creí que querían que vaya a dirigir. Lo que más me entusiasmó fue que voy a seguir viviendo en Santa Fe con mi familia”, manifestó.

Jueves 27 de Junio de 2013

Andrés Marenoni

ovacion@unosantafe.com.ar

Esteban Oscar Fuertes (40) aceptó el desafío y después de un año de haber jugado su último partido oficial con la camiseta de Colón, descolgará los botines. El ídolo sabalero firmará un contrato muy particular con el Sport Boys, equipo recientemente ascendido a la Primera División de Bolivia.

El Bichi habló con Ovación Radio, donde contó los motivos por los cuáles se decidió a volver a la actividad y admitió: “La verdad es que fue todo medio loco porque el sábado empecé a recibir llamadas del presidente de Sport Boys (Mario Cronenbold). La conversación fue muy extraña porque creí que quería que vaya a dirigir y me dijo que quería que juegue algunos partidos, entonces le manifesté que hacía un año que me había retirado. Él me dijo que lo sabía y que también estaba al tanto de todo lo que estaba haciendo en este momento. Me contó que el club es muy marketinero, incluso me dijo que es el alcalde (intendente) de la ciudad. La llamada me tomó de sorpresa, le respondí que me llamara en unos días porque mi intención era seguir jugando como lo estaba haciendo y no profesionalmente. Mi cabeza estaba puesta en otra cosa que no era el fútbol profesional”.

En otro tramo de la entrevista, Fuertes relató cómo surgió esta posibilidad: “El principal culpable es Ronald Raldes, me dijo el año pasado que esta persona me quería llevar a jugar unos partidos. Yo le dije que estaba en otra cosa y me respondió que le iba a comentar eso a Mario Cronenbold y resulta que ahora me llamó. Es muy extraño porque no pensaba volver a jugar profesionalmente. Ahora me estoy yendo a España de vacaciones con mi familia. Me da todas las facilidades, creo que le sirve para hacer un poco de ruido, tengo algunos amigos en Bolivia que me dijeron que se armó un revuelo bárbaro. Pero tiene que ser consciente que tengo 40 años y no estoy más para jugar 90 minutos en alto nivel”.

—¿Qué es lo que más te incentivó para tomar este desafío?

—Lo que más me sedujo es que voy a jugar cuando quiero y que voy a seguir viviendo en Santa Fe, cerca de mi familia, no me impediría hacer los trabajos que estoy haciendo en este momento. El contrato será por un par de meses. La intención es que luego pueda dirigir ahí. Lo que me entusiasmó es que voy a seguir jugando en el Indoor, que voy a continuar viviendo acá y no tengo que movilizar a toda mi familia.

Sobre Colón

En otro tramo de la charla, Bichi se enfocó en el presente de Colón y cuando se le preguntó si le gustaría ser presidente del club, afirmó: “Es algo para lo que hay que prepararse y rodearse de gente capacitada. No es meterse y que salga lo que Dios quiera. Colón es una institución muy grande que no tiene sólo fútbol, puedo saber mucho de fútbol pero no para manejar instituciones. Me voy a tomar mi tiempo. Tenía pensado dirigir y ahora me sale esto de jugar al fútbol. Por lo que no puedo presentar una lista para el año que viene porque tengo la cabeza en otra cosa, quizás el día de mañana cuando esté preparado me anime”.

—¿Te preocupa el momento deportivo que atraviesa el club?

—Por supuesto, porque conozco a los jugadores y no están en el nivel que todos queremos, salvo Emmanuel Gigliotti y Hernán Bernardello; lo otro fue de parejo para abajo. Eso se refleja en los resultados y saca confianza. Muchos jugadores que tuvieron un pico alto el año pasado ahora no lo tuvieron y se notó. Se dice que habrá un recambio muy grande, yo siempre voy a seguir haciendo fuerza por Colón y yendo a la cancha. Me dio mucho el club y el amor no se me va a pasar de un día para otro.

Luego, se lo consultó sobre qué técnico le gustaría para este momento de Colón y reconoció: “El Tolo Gallego no creo que esté en condiciones de agarrar un equipo ya que hoy está catalogado como uno de los principales responsables que llevaron a Independiente donde está hoy. En cuanto a Omar De Felippe lo conozco, sé cómo trabaja, cómo piensa y creo que tiene el perfil que necesita Colón, igual que Pepe Romero, a quien conozco sólo por comentarios, pero sé que es una persona muy trabajadora, por algo estuvo tanto tiempo en un club como All Boys”.

El presente de Rubén Ramírez

“Es extraño lo que le pasó a Tito Ramírez en Colón. Nadie me va a decir lo que puede rendir, porque lo conozco desde hace muchos años, de chico. Era uno de mis pollos y lo sigue siendo. Creo que Colón no es para él, siempre rindió mejor fuera de Santa Fe. Antes que termine el campeonato lo encontré, estuvimos hablando, le dije todo lo que lo aprecio y que tal vez le vendría bárbaro cambiar de aire. Él es consciente de eso, ya que no fue titular y cuando entrás 15 o 20 minutos por partido es muy difícil. Él sabía que delante suyo estaba Gigliotti y que era titular indiscutido. Tito está analizando otras propuestas y seguramente va a aceptar alguna”, expresó sobre el momento del goleador de Margarita.

Su trabajo en el Sabalero

También se refirió al intento fallido de trabajar en las inferiores de Colón y analizó: “En realidad no puedo opinar de lo que hice en el club porque no hice casi nada, estuve un mes donde hablábamos con Rubén Rossi y Mario Sciacqua porque teníamos un proyecto por delante. Pero cuando se empezó a hablar de que le quería serruchar el piso a Bati (Batistuta) y a Roberto (Sensini), un día dije no voy más, ya que no me sentía bien haciendo ese trabajo. Quise buscar otras cosas para hacer, hace nueve meses que no piso el predio. Esas cosas me dolieron y por eso me alejé de los entrenamientos aunque no de ir a ver los partidos”.

¿Bichi DT?

También se lo consultó si algún día le gustaría ser director técnico de Colón, a lo que respondió: “No voy a ser nunca entrenador de Colón, si lo hubiese querido me hubiese postulado y quizás lo podría haber logrado. En mi cabeza no está ese deseo, es muy ingrato ser técnico de un club donde jugaste mucho tiempo y no quisiera tener la chance de irme por la puerta de atrás si es que no me van bien las cosas”.

Su viaje a Europa

Fuertes pretende encaminar su carrera hacia la dirección técnica. Por ese motivo, hace unos meses viajó a España donde mantuvo varias reuniones con amigos que cosechó en su carrera, como el chileno Manuel Pellegrini, Lionel Messi y Chori Domínguez. Sobre esta experiencia, expresó: “Estuve recorriendo los clubes de España, me encontré con Pellegrini a quien tuve en River como DT, después fuimos a almorzar, me contó su experiencia en Europa y su desafío de dirigir al Manchester City. Después estuve en el Rayo Vallecano, ya que el director deportivo me llevó en su momento a España, fuimos a cenar y al otro día al entrenamiento donde estuve con el Chori Domínguez y el Mudo Vázquez. Después fui a Barcelona, y ahí me tengo que sacar el sombrero con este pibito (Messi). Me demostró que es una persona espectacular, hablamos mucho, fuimos a cenar y tuvimos una linda charla. Luego fui a ver Valencia-Betis, después en Alicante observé Hércules-Murcia. Cuando escuchaba en mi época de jugador que la mayoría de los técnicos iban a Europa a ver entrenamientos y partidos ahora entiendo por qué, por la forma en que toman los entrenamientos y cómo trabajan, en algún momento va a llegar a nuestro país ese modelo. Fue una experiencia muy buena”.

“A Messi lo vi muy enchufado –continuó Bichi– con la cabeza puesta en Brasil 2014. Hacía 15 días había arrancando a entrenar fuerte luego de la lesión. Su deseo es ganar la Copa del Mundo, después que lo vi entrenar confirmé lo que me decía, trabajó 50 minutos a full, con pesas, velocidad, por algo no lo mueven cuando juega con el Barcelona”.

¿Te gustó la nota?