Un hombre irrumpió hoy a bordo de una camioneta contra un café de Münster, en el oeste de Alemania, y mató a tres personas antes de quitarse la vida con un arma, informaron fuentes oficiales, que sin embargo no confirmaron aún si se trató de un ataque deliberado.

El Ministerio del Interior informó que cuatro personas murieron, entre ellos el conductor de la camioneta, pero no brindó más detalles, informó la agencia de noticias alemana DPA.

Tras el incidente, la Policía alemana llamó a la población a liberar la zona afectada, en las inmediaciones de un restaurante muy concurrido. "Por favor, eviten la zona del restaurante Kiepenkerl. Estamos ahí", escribió en Twitter la Policía, sin entrar en detalles.

Las autoridades no precisaron si se trató de un ataque deliberado aunque el presidente del sindicato policial de Renania del Norte-Westfalia, Erich Rettinghaus, lo dio a entender. "Siempre hay un riesgo latente de atentados en toda Alemania. Ahora nos ha afectado en la región. Hasta hoy", señaló.

"Por suerte siempre habíamos evitado estos ataques. Ahora es preciso aclarar lo ocurrido y, especialmente, hacer todo lo posible para atrapar a quienes están detrás de esto para evitar futuras nuevas acciones", dijo en declaraciones a RP Online.