Diecisiete personas murieron después de que un bote turístico volcara y se hundiera en un lago de Branson, Estado de Missouri, confirmó hoy la policía, después de que se encontraran más cuerpos bajo el agua.

Las edades de las víctimas van desde un bebé de tan solo un año hasta los 70 años de edad. Siete pasajeros, incluidos tres niños, fueron hospitalizados, entre ellos dos adultos en estado crítico.

Es ya el peor accidente mortal en Estados Unidos de un barco anfibio, que puede ser conducido por tierra y navegado. Supera a otro que tuvo lugar en Hot Springs (Arkansas) en 1999 que dejó 13 víctimas mortales.

Esta embarcación y otra igual habían salido con el tiempo en calma y estaban regresando a su muelle cuando los sorprendió la tormenta en medio del lago de Table Rock. La segunda logró superarla y llegar a salvo.

La tragedia de Branson ocurrió sobre las 19 hora local al desatarse con rapidez una tormenta con ráfagas de viento de hasta 100 kilómetros por hora, truenos y fuertes lluvias. El temporal fue parte de un sistema tormentoso que cruzó una zona amplia del medio oeste.

El Servicio Meteorológico emitió una alerta de tormenta fuerte alrededor de media hora antes de que el temporal atrapase a los barcos. La embarcación siniestrada no pudo soportar la fuerza del viento y el fuerte oleaje y dio una vuelta de campana. Un video de un testigo muestra cómo fue zarandeada por el temporal durante varios minutos sobre el lago picado.

A bordo de la embarcación había 31 personas y varias se encuentran aún hospitalizadas.

El barco -un tipo de embarcación anfibia- se hundió a 25 metros de profundidad, reveló Rader en una conferencia de prensa el viernes. Los buzos lo ubicaron en el lago y tenían previsto sacarlo a la superficie el viernes.

Table Rock es un lago artificial ubicado al sur de la ciudad de Springfield, cerca de la frontera con Arkansas.