El Mundo
Martes 24 de Abril de 2018

El bebé británico desconectado de las máquinas que lo asistían respira por sus propios medios

Alfie Evans tiene 23 meses, está hospitalizado por una rara enfermedad neurológica. Los médicos lo desconectaron el lunes del soporte artificial que lo mantiene vivo debido a que su condición es considerada irreversible, pero pudo respirar por sus propios medios.

El bebé británico Alfie Evans, que sufre una enfermedad cerebral degenerativa terminal, respiraba por sus propios medios tras ser desconectado del soporte artificial que lo asistía, luego de que un tribunal del Reino Unido negara el derecho de sus padres a apelar una acción judicial para evitar la interrupción de ese auxilio.

El bebé, que fue desconectado en la noche del lunes, continuaba respirando luego de 9 a pesar de las advertencias de los profesionales de que no sobreviviría más de unos minutos sin esa ayuda. Tom Evans, de 21 años y padre del niño de 23 meses que está en estado semivegetativo desde el 2016, dijo que su hijo fue desconectado de las máquinas y "respira por sus propios medios y no está sufriendo".
Evans explicó además a los periodistas congregados en las puertas del hospital Alder Hey Children''s de Liverpool, en el norte de Inglaterra, que después de una "larga conversación" de 40 minutos con los especialistas consiguió convencerlos para que accedieran a "darle agua y oxigeno", al ver que seis horas después de desenchufarlo Alfie seguía con vida. "Me sentí bendecido cuando confirmaron que iban a darle su agua y oxigeno", afirmó Evans y adelantó que "las próximas horas van a ser difíciles", por lo que rogó que proporcionen a su hijo "algún soporte vital". Tom Evans y su esposa, de 20 años, perdieron una apelación de último recurso para retrasar la desconexión del respirador artificial.

El matrimonio había pedido un permiso judicial para trasladar a su hijo a un hospital en Roma para continuar con su tratamiento, después de que los médicos británicos recomendaran desconectar al menor de las máquinas por encontrarse en estado "irreversible". Sin embargo la demanda fue rechazada por las distintas instancias judiciales del Reino Unido, así como por la Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo.
Mientras tanto, Italia le había concedido la ciudadanía al bebé en un intento por que lo transfirieran a un hospital en Roma, ya que el Papa intervino nuevamente en el caso para decir que esperaba que los padres del niño pudieran buscar un nuevo tratamiento.

El Ministerio de Relaciones Exteriores italiano dijo que esperaba que la decisión permitiera la "transferencia inmediata" del bebé a un hospital. Sin embargo, un juez del Tribunal Supremo desestimó una apelación de último momento, ya que el juez Hayden dio el visto bueno a los médicos para detener el tratamiento e indicó que Alfie seguía bajo la jurisdicción de tribunales británicos. Evans, por su parte, aseguró que retirar el soporte que lo mantenía con vida a su hijo, era una "ejecución directa".

Mientras tanto, alrededor de un centenar de personas permanecieron fuera del hospital a la espera de tener noticias sobre Alfie, mientras la policía vigilaba la entrada principal y los alrededores. Por su parte, el Papa Francisco emitió un tuit en el que llamó a escuchar el sufrimiento de los padres del pequeño y para que se les pueda otorgar el deseo de buscar nuevas formas de tratamiento. En julio del año pasado otro bebé, Charlie Gard, quien padecía síndrome de depleción de ADN mitocondrial, falleció después de una larga batalla legal entre sus padres y un hospital británico que se oponía a desconectarlo, y en la que intervinieron personalidades como el Papa Francisco y Donald Trump.