El Mundo

El Covid-19 puede generar erecciones de hasta 4 horas

Se trata de una consecuencia recientemente detectada en enfermos de Covid-19 en hombre de más de 60 años, y que resulta muy dolorosa. 

Martes 09 de Marzo de 2021

En hombres mayores de 60 años, afectados por Covid-19, se ha detectado una extraña consecuencia que son erecciones del pene de más de cuatro horas, una afección llamada priapismo isquémico. Esta complicación también es conocida como “priapismo de bajo flujo”, y se produce cuando la sangre queda atrapada en el pene. Es el tipo más frecuente de priapismo. Algunos de los signos y síntomas son precisamente erecciones que duran más de cuatro horas o no está relacionadas con la estimulación sexual.

Esta situación ha sido detectada en hombres internados en Terapia Intensiva, siendo atendidos por Covid-19. Uno de ellos se recuperó, mientras que el otro murió días después.

Embed

Priapismo by Diario UNO on Scribd

Hay dos casos han sido analizados por artículos en el American Journal of Emergency Medicine. Uno de ellos se produjo el verano pasado en Miami. Un hombre de 69 años con problemas de obesidad llegó a la Unidad de Cuidados Intensivos en condición grave por coronavirus.

Los médicos que lo atendieron lo sedaron y lo colocaron boca abajo, una técnica para ayudar a que el aire fluya mejor por los pulmones. Tras 12 horas en esa posición, los enfermeros lo voltearon boca arriba y entonces notaron que tenía una erección.

Aplicaron hielo sobre al pene del paciente para intentar bajar la erección, pero no dio resultado, y tras tres horas finalmente decidieron extraer la sangre del miembro con una aguja. El pene cedió y el paciente no volvió a tener episodios de priapismo. Sin embargo, días después murió debido al coronavirus.

La publicación científica señala otro caso detectado, en el verano pasado, pero en la ciudad francesa de Versalles. Un hombre de 62 años llegó a Terapia con fuertes síntomas de coronavirus y muy grave. También fue sedado y conectado a un respirador, y en el examen físico encontraron que tenía una erección.

Al igual que en el otro caso, al ver que el pene no cedía tras cuatro horas, aplicaron hielo sin éxito, y finalmente decidieron extraer sangre con una aguja, en la que también encontraron coágulos. El pene del paciente volvió a su estado normal, y días después el paciente superó la enfermedad.

En ambas publicaciones, los científicos concluyen que posiblemente los coágulos formados debido al coronavirus (una secuela probada de la enfermedad) impidieron que la sangre saliera de los conductos cavernosos del pene, impulsando la erección.

Los médicos admiten que aún no hay suficiente evidencia para identificar al priapismo como una consecuencia directa de la enfermedad, pero han hecho un llamado para estudiar a fondo futuros casos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario