La cifra de víctimas mortales del desplome de un puente colgante en la ciudad de Génova aumentó a 41, después de que los bomberos recuperaran otros tres cadáveres de entre los escombros, informaron hoy medios italianos.

Los tres cuerpos sin vida pertenecen a una niña de nueve años y sus padres. Sin embargo, los cadáveres, que fueron hallados junto a un coche "totalmente aplastado", aún no han sido identificados oficialmente. Los equipos de rescate siguen buscando a una persona reportada como desaparecida.

Decenas de vehículos cayeron al vacío al desplomarse el pasado martes durante una tormenta un tramo de unos 180 metros del puente de Polcevera, también conocido como puente Morandi, que une el oeste con el este de Génova. Los expertos sospechan que el derrumbe fue causado por una rotura en uno de los cables de suspensión del puente.

El Gobierno italiano declaró este sábado día de luto nacional. Por la mañana se celebró un funeral para 18 víctimas, al que asistió el presidente de Italia, Sergio Mattarella. Los familiares de las demás víctimas decidieron no asistir por estar disgustados con las autoridades o para proteger su esfera privada.