Fue un discurso improvisado, frente al Forum Familia en el Vaticano , pero que contuvo un rotundo mensaje para la Argentina. Dos días después de que la Cámara de Diputados diera media sanción al proyecto de despenalización del aborto, el Papa Francisco dijo ayer que algunos casos plantean "lo mismo que hacían los nazis para cuidar la raza", pero "con guantes blancos". Opinó que resulta "una atrocidad" el hecho de "tirar un inocente para resolver una vida tranquila".

"Está de moda, es habitual. Cuando en el embarazo se ve que quizás el niño no está bien o viene con cualquier cosa: la primera oferta es: "¿Lo tiramos?". El homicidio de los chicos. Para resolver una vida tranquila, se tira un inocente", agregó Francisco en ocasión del 25° aniversario de la institución que nuclea a asociaciones familiares italianas.

El Pontífice pronunció esas palabras apenas dos días después de que la Cámara baja aprobara el jueves a la mañana -con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención- un proyecto para despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana catorce de gestación.

"De chico, la maestra nos enseñaba lo que hacían los espartanos cuando nacía un niño con malformaciones: lo llevaban al monte y lo tiraban para abajo para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo. Una atrocidad", denunció Francisco . "Que los hijos se reciban como vienen, como Dios los manda, como Dios permite", pidió el Papa, según consignó la agencia Télam.

"Hoy duele decirlo. Se habla de familias diversificadas, de distintos tipos de familia. Sí, es verdad que la palabra familia es análoga: hay familias de estrellas, de árboles, de animales. Pero la familia, imagen de Dios, hombre y mujer, es una sola", planteó en el encuentro que se desarrolló en la Sala Clementina del Palacio Apostólico de la Santa Sede.

•LEER MÁS: ¿Qué dijo el nuevo arzobispo de Santa Fe tras la aprobación del aborto legal en Diputados?

En el Vaticano no fue una total sorpresa el resultado de la votación en la Argentina. Hace apenas dos semanas, el canciller Jorge Faurie se reunió con el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, y hablaron sobre el encendido debate por el aborto.

Faurie le había dicho que lo que pasaría en la Cámara de Diputados era una gran incertidumbre. El propio Francisco siempre estuvo al tanto del desarrollo de la situación a través de otros canales. Tras la media sanción del proyecto, la respuesta del Papa fue de una encendida crítica.

En el ámbito local, la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) expresó su malestar ante la media sanción del proyecto de legalización del aborto, y depositó sus esperanzas en el Senado.

"La Cámara de Diputados de la Nación ha aprobado el proyecto de despenalización del aborto. Nos duele como argentinos esta decisión. Pero el dolor por el olvido y la exclusión de los inocentes debe transformarse en fuerza y esperanza, para seguir luchando por la dignidad de toda vida humana", indicó la CEA en un comunicado emitido el mismo día de la votación.

La declaración fue firmada por la comisión ejecutiva de la CEA, que preside el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, y la Comisión Episcopal de Laicos y Familia. "Seguimos sosteniendo la necesidad de que en el debate legislativo que continúa pueda haber diálogo. La situación de las mujeres frente a un embarazo no esperado, la exposición a la pobreza, a la marginalidad social y la violencia de género siguen sin tener respuesta. Simplemente se ha sumado otro trauma, el aborto. Seguimos llegando tarde", advirtieron.

El cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina , había rechazado el aborto en el tedeum del 25 de Mayo y citó al Papa al decir que "la defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada".

La Nación