Histórica visita

El Papa pidió que "las mujeres sean respetadas y defendidas" en Irak

Además, Francisco pidió que "se les brinden cuidados y oportunidades". También se reunió con autoridades de ese país

Domingo 07 de Marzo de 2021

El papa Francisco pidió este domingo que "las mujeres sean respetadas y defendidas" en Irak, al visitar una iglesia del Qaraqosh, en el Norte del país atacada por el Estado Islámico en 2014.

Al llegar en helicóptero a la ciudad desde Mosul, Francisco vio desde el aire la imagen de la Virgen ubicada sobre la Iglesia en la que habló este domingo, emplazada a mediados de enero por la comunidad católica local como "símbolo del renacimiento de Qaraqosh", explicó a Télam el sacerdote Georges Jahola en el lugar.

El campanario de la Iglesia, el más grande de la llanura del Nínive, fue derribado por los ataques extremistas, que usaron el patio interno como un polígono de práctica de tiro, recordó también en diálogo con Télam el sacerdote católico-siríaco Roni Momeka. El campanario, ya reconstruido, hace visible a la Iglesia desde varios puntos de la ciudad y junto a la Virgen busca marcar el inicio de una nueva etapa para la comunidad cristiana que este domingo recibió a Francisco.

Al recordar la imagen de la Virgen durante su discurso, el Papa aprovechó para plantear su preocupación por la situación de las mujeres, muchas de ellas víctimas de la violencia de los grupos extremistas.

"Y quisiera agradecer de corazón a todas las madres y las mujeres de este país, mujeres valientes que siguen dando vida, a pesar de los abusos y las heridas. ¡Que las mujeres sean respetadas y defendidas! ¡Que se les brinden cuidados y oportunidades!", reclamó.

Reunión con autoridades

En el tercer día de su visita a Irak, el papa Francisco se reunió hoy en Erbil con el presidente del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani, y con el primer ministro, Masrour Barzani, en un marco en el que el Vaticano valora de forma positiva la acogida de refugiados sirios y cristianos en la región autónoma.

Francisco llegó a Erbil, capital del Kurdistán iraquí, en un vuelo de poco menos de una hora desde Bagdad, donde el viernes inició la histórica visita a Irak, la primera de un Papa en la historia, en la que es acompañado por un enviado de Télam. En el aeropuerto, fue recibido por un grupo de casi 100 personas con ropas típicas, banderas de la región autónoma y el Vaticano y ramas de olivo, señal de paz.

Como en el resto de la gira, la llegada del Papa provocó también un imponente operativo de seguridad, con aviones y helicópteros militares, inhibidores de señal y decenas de autos blindados.

En ese marco, el Papa se reunió con las autoridades kurdas en el Lounge presidencial del aeropuerto durante cerca de media hora.

Según fuentes vaticanas consultadas por Télam, la Santa Sede aprecia de manera especial la acogida que ha hecho el Kurdistán de los refugiados de la guerra de Siria, que solo en Erbil sobrepasan el medio millón.

El Vaticano reconoce además el refugio que dio la región autónoma a muchos de los cristianos perseguidos por el Estado Islámico entre 2014 y 2017, cuando debieron abandonar ciudades del Norte y Oeste iraquí como Mosul y Qaraqosh, a las que el Papa irá esta tarde.

Los kurdos son la minoría étnica más grande de Irak, el 20% de la población del país árabe y 8 de los cerca de 30 millones que viven en una enorme zona contigua que abarca parte del norte iraquí, sudeste de Turquía, noreste de Siria y oeste de Irán.

Sin embargo, Irán, Turquía y Siria rechazan la posibilidad de la independencia kurda, y en Irak la Corte Suprema declaró inconstitucional un referéndum que en 2017 había apoyado el independentismo.

En búsqueda de su independencia hace años, el Kurdistán iraquí, zona de gran riqueza petrolera que realza su importancia geopolítica, muestra índices económicos de un gran desarrollo, como una economía un 25% más grande que la iraquí.

En octubre de 2019, el Ejército turco lanzó una gran operación contra los kurdos del norte de Siria y capturó una extensa franja de territorio al sur de su frontera con Siria que aún hoy ocupa.

El actual presidente iraquí, el kurdo Barham Salih, condenó la ofensiva, que volvió a tensar las relaciones con Turquía.

Antes de recibir al Papa, el presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani, planteó a través de redes sociales su deseo de que la histórica visita del Papa fortalezca la coexistencia entre las diferentes religiones que conviven en Irak y resulte en un "mejor futuro para todos".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario