El Mundo

Jan de Nul sacó de aprietos al puerto de Barranquilla

La dragadora china CCCC Shanghai Dredging Co fracasó en sus trabajo. Por eso, el gobierno decretó "la calamidad pública por la crisis del canal de acceso portuario" y convocó de urgencia a la compañía belga Jan de Nul para realizar las obras. 

Sábado 17 de Julio de 2021

Jan de Nul le saca las papas del fuego al puerto colombiano de Barranquilla. Así se puede sintetizar lo ocurrido días recientes en esa localidad colombiana, debido a que la dragadora china CCCC Shanghai Dredging Co fracasó en su trabajo de profundizar el canal de acceso al estratégico puerto de Barranquilla y su incapacidad puso en jaque a la logística colombiana.

El consorcio Shanghai-Ingecon, integrado por la firma china CCCC Shanghai Dredging Co (propietaria del 70%) y la colombiana Ingecon S.A. (30%), se había comprometido a dragar 1.865.000 de metros cúbicos de sedimentos en el canal de acceso del puerto de Barranquilla para alcanzar un calado mínimo de 31 pies. Para tal fin, la terminal portuaria colombiana, a través de Cormagdalena, desembolsó u$s 9,5 millones, pero a casi dos años de iniciadas las obras, la profundidad no alcanza los 20 pies por lo que la actividad portuaria se encuentra absolutamente comprometida, informó El Cronista.

Ante las duras quejas de gremios, operadores y dirigentes políticos para quienes el consorcio chino no cumplió con el contrato y frente a la eventual parálisis de uno de los puertos más importantes de Colombia, Jaime Alberto Pumarejo Heins, alcalde distrital de Barranquilla, sancionó el Decreto 0135 de 2021 que estableció "la calamidad pública por la crisis del canal de acceso".

En sus considerandos, la norma señala que "en las últimas dos semanas se registraron pérdidas por u$s 400.000 diarios por las malas condiciones del canal de acceso".

A través de un comunicado de prensa, Cormagdalena destacó que convocaron de urgencia a la compañía Jan de Nul, quien de inmediato envió desde Jamaica draga Taccola para ponerse al frente de la obra y remover cerca de 140 mil metros cúbicos.

Jan de Nul draga Traccolla.jpg
La draga Traccolla de Jan de Nul, llevando adelante las tareas en Barranquilla. La empresa belga fue convocada ante el fracaso de un consorcio liderado por una firma de China.

La draga Traccolla de Jan de Nul, llevando adelante las tareas en Barranquilla. La empresa belga fue convocada ante el fracaso de un consorcio liderado por una firma de China.

La draga Taccola ya trabaja en Barranquilla

La "Taccola" de Jan de Nul tiene una capacidad de dragado de 4.400 metros cúbicos, y una profundidad máxima de dragado de 28.5 m. La embarcación cuenta con una eslora de 95,3 metros y un calado en carga de 7,3 metros.

El Magdalena, es uno de los ríos con mayor carga de sedimento en el mundo y el sector de Bocas de Ceniza es uno de los puntos con más sedimentación. Por lo tanto, la tarea no puede dejarse en manos de empresas que no tengan el soporte técnico necesario.

No es esta la primera vez que la firma china CCCC Shanghai Dredging Co fracasa en Sudamérica.

En septiembre de 2015, la UTE formada por Shanghai Dredging Corporation y Servimagnus SASDC do Brasil/ Servicios Marítimos LTDA, comenzó los trabajos de dragado y balizamiento de los Canales a Martin García del Río de la Plata, entre el kilómetro 37 (Barra del Farallón) y el Km 0 del Río Uruguay. El objetivo era lograr los 32 pies (9,75 mts) al cero de marea, más dos de revancha bajo piso. El consorcio chino obtuvo la obra luego de una compulsa internacional y al cotizar el trabajo en u$s 12,5 millones, un precio bastante por debajo de los demás oferentes, y tenía un plazo máximo de 225 días para su culminación.

El consorcio adjudicatario recibió los canales con un calado promedio de 30 pies, y ocho meses después del inicio de las tareas, las condiciones habían empeorado.

Visto que el consorcio no cumplía lo comprometido, ya que se trataba de un contrato de dragado por objetivo y con plazo determinado, a los ocho meses los estados contratantes exigieron una compensación por mayores volúmenes, la cual fue rechazada por la concesionaria china.

Tras una serie de negociaciones, los gobiernos de Argentina y Uruguay solo le reconocieron el monto equivalente al gasto de combustible. Lo que se buscaba y en definitiva se logró, fue la rescisión del contrato sin reclamos mutuos y sin prácticamente costo para los Estados.

Si la empresa china fracasó en su tarea de profundizar el acceso portuario de Barranquilla y el canal Martín García, se abre un serio interrogante sobre su capacidad técnica para la ejecución de trabajos de mayor envergadura como podría ser la profundización y mantenimiento de la hidrovía del Paraná por donde sale el 80% de las exportaciones argentinas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario