el mundo

La historia del hombre que tuvo coronavirus, dengue, malaria y lo mordió una cobra real

El insólito caso sucedió en el estado de Rajastán, en el oeste de India. Se trata del director ejecutivo de una organización benéfica.

Lunes 23 de Noviembre de 2020

Un empleado británico de una ONG padeció el coronavirus, el dengue y hasta la malaria. Pero como si eso fuera poco, ahora sufrió la mordedura de una serpiente potencialmente mortal en el estado de Rajastán, en el oeste de India.

Ian Jones fue atacado por una cobra en el distrito rural de Jodhpur e internado en el hospital local, a unos 350 kilómetros de la capital regional Jaipur. "Jones ingresó al establecimiento la semana pasada después de una mordedura de serpiente en un pueblo de la región. Al principio, se sospechaba que también tenía covid-19 por segunda vez, pero finalmente dio negativo", dijo el doctor Abhishek Tater a la agencia AFP.

Según La Nación, el paciente fue tratado en el Hospital Medipulse. "Mientras estuvo internado, estaba consciente y tenía síntomas de mordedura de serpiente, incluyendo visión borrosa y dificultad para caminar, pero estos son generalmente síntomas transitorios", agregó Tater.

El especialista afirmó que las mordeduras de serpiente son frecuentes en las zonas rurales de la región dónde Jones trabaja con artesanos tradicionales en Rajastán. Junto a la ONG Sabirian ayuda a los pobladores a importar sus productos a Gran Bretaña.

Al ser dado de alta esta semana, el doctor afirmó que “consideramos que no habrá ningún efecto a largo plazo. Si no mejora ya, lo hará en los próximos días”.

“Papá es un luchador, durante su estancia en la India ya había sufrido de malaria y la fiebre del dengue incluso antes del covid-19 y, sin embargo, se había mantenido firme en su determinación de permanecer en el país y continuar su trabajo para ayudar a las personas que necesitaban su apoyo”, expresó su hijo, Seb Jones, en una página en GoFundMe, creada para ayudar al hombre a pagar sus facturas médicas y el viaje de regreso a casa en la isla de Wight (Reino Unido).

“No había podido viajar a casa debido a la pandemia y, como familia, comprendimos su deseo de seguir apoyando a las muchas personas que confiaban en él”, agregó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario