El Mundo
Viernes 27 de Abril de 2018

Los presidentes de las dos Coreas prometieron dar inicio a "un nuevo capítulo"

El dictador norcoreano Kim Jong-un cruzó la frontera para ser recibido por el mandatario surcoreano Moon Jae-in y dar inicio a una reunión centrada en el arsenal nuclear de Pyongyang y la posible firma de la paz para dar por concluida la guerra que comenzó hace 65 años

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, participaron en una simbólica ceremonia al plantar un árbol en el marco de la histórica cumbre que celebran en la frontera entre los dos países.

Ambos plantaron y regaron un pino (considerado una suerte de árbol nacional en los dos países) y desvelaron una placa conmemorativa en la que se grabaron las firmas de los dos mandatarios y en la que se lee: "Estamos plantando paz y prosperidad".
Embed

"Espero que como este árbol, nuestra relación se mantenga siempre verde, incluso en invierno", dijo el líder norcoreano tras concluir la ceremonia.
La actividad se desarrolló en el reencuentro después de tomar un descanso para almorzar, cuando concluyeron la sesión matinal de la cumbre que celebran en la frontera, lo que hicieron por separado en distintos lados de dicha demarcación, informó EFE.
KIM.jpg

El pino germinó en 1953, año en el que se firmó el alto el fuego entre los dos países, las palas empleadas se han hecho con madera de un árbol típico del norte y con acero sureño y la tierra para abonar el árbol procede de los volcanes Halla y Paektu, los picos más altos y venerados a cada lado de la frontera.
El árbol fue plantado además junto a un camino que en su día utilizó el fundador del grupo Hyundai, Chung Ju-yong (norcoreano de nacimiento), para visitar hace veinte años su pueblo natal y donar mil reses a Corea del Norte cuando el país trataba de superar la durísima hambruna de los noventa.
Tras la ceremonia, ambos líderes han dado un corto paseo por un puente peatonal que hay en la frontera entre ambos países y se sentaron a charlar durante varios minutos en un ambiente muy íntimo.
A continuación tienen previsto volver a Peace House, un edificio ubicado en el lado sur de la zona de seguridad conjunta, para iniciar la segunda y última ronda de conversaciones que versan sobre mejora de lazos, un posible tratado de paz intercoreano y el posible fin del programa nuclear norcoreano y al término de las cuales se emitirá una esperada declaración conjunta.