El Mundo
Sábado 23 de Septiembre de 2017

México: la trágica de historia de los hermanitos que murieron en el terremoto

Tenían 11 y 6 años. Se derrumbó el edificio donde vivían y tres pisos les cayeron encima. "Diosito los llamó, los necesitaba a mis muchachos".

Dolorosas historias surgen entre los escombros que produjo el terremoto de 7.1 grados de magnitud en México. Una de ellas, que se ha conocido en las últimas horas, es la de Julián Andrés y Jimena, dos hermanitos -de 11 y 6 años- que murieron abrazados luego de que colapsara el edificio Multifamiliar de Tlalpan, donde vivían junto a su madre.

El padre de los niños, Julián Astudillo, es colombiano y reside en Cali. En declaraciones a la prensa contó que luego de enterarse del sismo llamó a la madre de sus hijos. Ella respondió que no estaba en casa y que los niños estaban allí porque justo ese día no habían ido a la escuela. Allí comenzó la angustia.

"Se quisieron quedar en la casa y sucedió lo que sucedió. De un edificio de cinco pisos se les cayeron tres encima. Estaban asfixiados y lo más doloroso es que murieron abrazaditos", declaró Astudillo en diálogo con "Noticias Caracol".

El terremoto ocurrió después de las 13 del pasado martes. Los niños estuvieron bajo los escombros desde ese momento y hasta las 11 de la mañana del miércoles.

"Los niños se escuchaban, de dos a seis de la tarde -del martes- todavía; se escuchaba que gritaban y todo, pero ya después no volvieron a escucharlos", dijo mientras se preparaba para viajar a México para darles el último adiós.

Astudillo no veía a sus hijos desde hace cinco años por problemas económicos. Gracias al esfuerzo de amigos y allegados pudo juntar el dinero para poder despedir a sus hijos.

"De haber estado en la escuela, los niños estarían vivos. Era el día que Diosito los llamó, los necesitaba a mis muchachos", dijo compungido.