Miles de rusos, entre ellos el principal opositor al gobierno de Vladimir Putin, Alexéi Navalni, manifestaron este lunes en Moscú contra el refuerzo de la vigilancia en internet, después del bloqueo por parte de las autoridades rusas del servicio de mensajería Telegram.

La manifestación, autorizada por la alcaldía de Moscú, reunió en el centro de la capital rusa unas 8.000 personas, según estimaciones de la policía y los organizadores, una cifra relativamente alta para una concentración de la oposición en este país.

En agosto del año pasado, una protesta similar contra las restricciones en internet reunió sólo a una mil personas en Moscú.

os manifestantes alzaron pancartas con lemas antigubernamentales y banderas rusas, mientras algunos gritaron "Putin es un ladrón" o "no se queden en silencio", constataron periodistas de la AFP.

"Todo el mundo tiene derecho a elegir", explicó a la AFP Tatiana Filatova, una jubilada. "Cuando vivimos bajo reglas estrictas, la vida se pone aburrida y el cielo se vuelve gris", agregó.

El líder opositor Navalni se dirigió a la multitud, agradeció al cofundador de Telegram, Pavel Dourov, haber creado este servicio de mensajería cifrada, apreciado por gran cantidad de rusos.

"¿Están preparados para resistir?", lanzó a los manifestantes que contestaban al unísono: "Sí" y luego gritaban, "abajo el zar".

Rusia bloqueó desde hace dos semanas millones de direcciones IP utilizadas para eludir la obstrucción a mensajes cifrados de Telegram, ordenado por Roskomnadzor, la autoridad rusa de control de telecomunicaciones, tras una decisión judicial por la negativa de Telegram de facilitar a los servicios especiales (FSB) los códigos para leer los mensajes de los usuarios.

Entre estas direcciones IP bloqueadas, varias cientos de miles estaban vinculadas a los servicios "cloud" (informática en la nube) de Amazon y más de un millón a los de Google, según un portavoz de Roskomnadzor citado por la agencia Interfax.

Fundado en 2013 por los hermanos Pavel y Nikolai Durov, creadores anteriormente de la red social VKontakte, Telegram se benefició, gracias a la seguridad que ofrece a sus usuarios, de los debates en los últimos años sobre la protección de la privacidad al usar nuevas tecnologías.

Telegram cuenta actualmente con 200 millones de usuarios en el mundo, un 7% de los cuales están en Rusia, según Pavel Durov.