El Mundo
Jueves 16 de Noviembre de 2017

Tuvo un orgasmo tan poderoso que perdió la visión en un ojo

Los médicos aún estudian el caso

Dicen que el amor es ciego, y resulta que puede ser más cierto que nunca. Un chico de 29 años en Inglaterra perdió parte de su visión después de tener un orgasmo demasiado fuerte. Aunque acabar tan duro que te quedes ciego puede ser difícil de creer, hay una razón médica legítima para ello.

Primero, según reportó la revista Men's Health, el paciente no se quedó completamente ciego, pero su visión fue seriamente perjudicada. El hombre fue al hospital después de despertarse con problemas de visión y admitió ante los médicos que había tenido "relaciones sexuales vigorosas" la noche anterior. Tras el examen, los médicos descubrieron que tenía una pequeña hemorragia en el ojo izquierdo que bloqueaba parte de su visión.

El problema, los médicos suponían, era que mientras tenía un orgasmo, el hombre había realizado la maniobra valsalva, básicamente, aguantando la respiración y esforzando los músculos abdominales, lo que a veces puede evitar el clímax, y la acumulación de presión resultante hizo saltar un vaso sanguíneo. El estudio de caso publicado en el BMJ señala que su condición se resolvió espontáneamente (es decir, simplemente espere y desaparecerá), pero sigue siendo algo bastante extraño despertarse después de una larga noche de sexo.

La maniobra de Valsalva (por el médico italiano Antonio María Valsalva) es cualquier intento de exhalar aire con la glotis cerrada o con la boca y la nariz cerradas. Se conoce también como test de Valsalva o método de Valsalva. La intención inicial de Valsalva era crear una forma de expulsar el pus del oído medio. El intento de forzar la exhalación de aire, propio de la maniobra de Valsalva, (ya sea realizado con la glotis cerrada, o con la glotis abierta, pero con la boca y nariz cerradas), tiene como resultado un notable aumento de la presión dentro del espacio interior de las vías respiratorias y espacios conectados con ellas, tales como las trompas de eustaquio y el oído medio.

Hay muchas maneras de hacer el sexo aún más emocionante sin contener la respiración y apretar el puño. Es posible, por ejemplo, que los hombres tengan orgasmos múltiples, pero prevenidos: algunas cosas bastante extrañas aún pueden suceder; llanto, estornudos, debilidad espontánea e incluso dolores de cabeza son todos efectos secundarios comunes de la bajada. Aún así, a pesar de los cuentos antiguos, no te quedarás ciego por la masturbación en sí, solo ten cuidado con esos vasos sanguíneos.