El Mundo
Martes 19 de Septiembre de 2017

Un terremoto de 7.1 grados en la escala Richter sacudió la capital de México

El sismo causó escenas de pánico, el mismo día en que se cumplen 32 años del poderoso terremoto de 8.1 grados que dejó miles de muertos en esa ciudad en 1985

Embed

CIUDAD DE MÉXICO — Más de 50 personas fallecidas, decenas de edificios derrumbados, incendios aislados y alrededor de dos millones de personas sin electricidad son las primeras consecuencias del terremoto de magnitud 7,1 que azotó la zona central de México este martes.

Este terremoto ocurre solo dos semanas después del sismo de mayor magnitud en casi un siglo, y exactamente a 32 años del sismo más mortífero en la historia del país, ocurrido el 19 de septiembre de 1985.

Embed
Embed


Según informó Associated Press, el secretario de Gobierno del estado de Puebla, donde fue el epicentro, ha confirmado la muerte de 11 personas en el estado, mientras que en Morelos —que limita con Puebla— se han reportado 42 muertes según el gobernador Graco Ramírez, quien tuiteó un reporte preliminar de personas fallecidas en el estado.

El gobernador de Estado de México, Alfredo del Mazo, ha confirmado también ocho personas fallecidas.
Embed

El Servicio Sismológico de México reportó primero un sismo de magnitud 6,8 con epicentro en el estado de Puebla, que después fue corregido a magnitud 7,1 en Rabasa, Puebla.

El movimiento telúrico llevó a los capitalinos a salir a las calles en pánico y han surgido varios reportes de edificios caídos o fachadas derrumbadas.

Embed
El terremoto se sintió con fuerza en varias zonas de Ciudad de México, desde el centro –el área más afectada durante el sismo de 1985– hasta el sur, más cercano al epicentro. En Xochimilco, una zona de canales acuáticos antes usado para la agricultura, el sismo provocó fuertes olas.
El encargado de Protección Civil, Luis Felipe Puente, indicó que las operaciones en el aeropuerto internacional fueron suspendidas; publicaciones en redes sociales muestran que se resquebrajó parte del asfalto que rodea la terminal 2.

Embed

Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Fuente: New York Times - Mexico