Medidas económicas

Combustible: negocian con las petroleras un congelamiento

El gobierno anunció que frenaría por tres meses los precios de la nafta. Pero por la noche, aclaró que lo está negociando.

Jueves 15 de Agosto de 2019

El gobierno nacional decidió anoche convocar a las empresas petroleras a una mesa de diálogo para acordar la implementación del anuncio sobre el congelamiento del precio de los combustibles por 90 días. La convocatoria se realizará a través de la Secretaría de Energía a cargo de Gustavo Lopetegui.

A la vez, se decidió postergar la publicación de la resolución que se preparaba para dar el sustento legal adecuado al anuncio del presidente Mauricio Macri, como parte de un paquete de medidas económicas.

El presidente Mauricio Macri había anunciado que en forma inmediata iba a fijar las variables del precio del dólar y el crudo tipo Brent para congelar los precios de la nafta y el gasoil por 90 días.

Pero luego la medida se frenó frente a la resistencia de las petrolera. Finalmente, se abrió una ronda de negociaciones. Desde el gobierno intentaron aclarar que "esta convocatoria de la medida no es una marcha atrás al anuncio del.presidente sino una marcha atrás en la publicación de la resolución que debía darse".

Fuentes oficiales explicaron que, para calcular el congelamiento por 90 días del precio en pesos de nafta y gasoil en el segmento minorista de combustibles, se implementaría un congelamiento por el mismo plazo del precio del crudo.

Este precio sería el que cada refinería tenía vigente con su proveedor, por lo que se determinó fijar las variables a valores del 9 de agosto, con el dólar a $ 45,19 y el barril de Brent a u$s 59, se explicó ayer desde el Palacio de Hacienda.

A partir de este anuncio, la Secretaría de Energía trabajaba en el diseño de las resoluciones para la aplicación de la medida de congelamiento, sobre todo teniendo en cuenta que desde el 1 enero de 2018 rige un mercado liberado de combustibles.

Aquella medida adoptada bajo la gestión del entonces ministro Juan José Aranguren puso punto final al denominado barril criollo, que imponía un valor de referencia para el crudo.

Las petroleras admitieron que se encuentran "evaluando la decisión del Gobierno y esperando ver cómo se implementa" pero advirtieron que la medida "es una señal malísima para el clima de inversiones en toda la cadena de valor de los combustibles".

En particular, el sector empresarial aguardaba conocer bajo qué figura legal el gobierno obligará a las petroleras a fijar sus precios por 90 días, y su principal temor era que se apele, nuevamente, a la ley de abastecimiento ante eventuales faltantes por la distorsión de precios del mercado.

En ese sentido, las fuentes se preguntaban cómo se obligará a las empresas a importar buena parte del gasoil que demanda el mercado local a un precio internacional con el dólar a $ 63 pesos para venderlo en las estaciones de servicio a un dólar de $ 45,19 como fijó el gobierno.

Hasta las medidas de ayer, las petroleras -en particular YPF que en los últimos meses marcó el ritmo de la actualización de precios- analizaban el reacomodamiento de las variables que conforman el precio de naftas y gasoils, en particular por el aumento del dólar desde el lunes.

Los directivos de las dos principales entidades que nuclean a las estaciones de servicio de todo el país expresaron su respaldo a la decisión del gobierno de impulsar un congelamiento de los precios de la nafta y el gasoil, pero pidieron el compromiso de las petroleras de no desabastecer el mercado.

El presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), Carlos Gold, dijo que la medida anunciada por el presidente Mauricio Macri "trae cierto alivio en cuanto a las expectativas del sector de una demanda en caída como ocurrió en los últimos 18 meses".

Pero más allá de la posibilidad de estabilizar la demanda, Gold afirmó que "de nada serviría si las petroleras no hacen su parte y se comprometan a mantener el adecuado abastecimiento y que no haya cambios en las condiciones comerciales que aplican a las estaciones de servicio".

"Si el combo congelamiento y abastecimiento funciona bien el usuario, el consumidor va a ser el principal beneficiario" opinó el titular de Cecha pero entendió que "alguien tiene que afrontar la pérdida por el desfase de precios que implica la medida".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario