El País
Domingo 03 de Junio de 2018

Conmoción en Piedritas por un tremendo femicidio

Un albañil y exboxeador confesó haber estrangulado a su exconcubina.

"Acabo de matar a mi pareja". Con ese mensaje un hombre se confesó ante la policía como autor del femicidio de una comerciante jubilada de 68 años que fue estrangulada cuando regresaba a su casa en la localidad bonaerense de Piedritas, partido de General Villegas. Y tras confesar quedó detenido.
Arturo Godoy (64), actualmente albañil y exboxeador con antecedentes por hechos de violencia, está acusado de haber estrangulado a su exconcubina, María Luisa Decaillet (68), quien era viuda y tenía cuatro hijos de una pareja anterior.
Todo comenzó esta madrugada, alrededor de las 5.45, cuando Godoy llamó al destacamento policial de Piedritas y dijo que había matado a su pareja.
Tras este alerta, los efectivos se trasladaron hasta el lugar señalado por el hombre, y hallaron a Decaillet muerta en la vía pública.
La mujer tenía el rostro ensangrentado y un cuchillo en su mano derecha, por lo que en un primer momento los policías sospecharon que la había apuñalado.
Sin embargo, el médico policial determinó que la víctima presentaba signos de estrangulamiento y un fuerte golpe en la cabeza, tras lo cual, el cuerpo fue llevado a la Morgue Judicial de General Villegas donde se le practicará la autopsia.
En tanto, Godoy presentaba un corte en su mano derecha, por lo que se sospecha que la mujer se defendió del ataque con el cuchillo y que la sangre que había en su rostro pertenecía a él.
Decaillet había denunciado a su exconcubino el 9 de mayo pasado por "violencia de género" y el Juzgado de Paz de General Villegas había ordenado una restricción de acercamiento para el ahora acusado.
En ese sentido, los investigadores creen que la mujer llevaba consigo un arma blanca para protegerse de Godoy, quien será indagado por el delito de "homicidio agravado".
Por su parte, un vecino contó que Decaillet fue sorprendida por su agresor cuando regresaba de un baile en General Villegas, a unos 30 kilómetros de Piedritas, y una combi la dejó en la esquina de su casa.
La mujer era jubilada pero también se dedicaba a la venta de ropa y cosméticos, y que se había separado de Godoy en 2017 luego de haber convivido con él durante varios años.
Según el vecino consultado, el hombre estaba obsesionado con Decaillet, no aceptaba la decisión de ella de terminar con la relación y que el año pasado había intentado envenenarse con un pesticida utilizado en agricultura, la principal actividad de Piedritas y General Villegas.
Este testigo dijo que también existía un contrapunto económico ya que el ahora acusado había invertido dinero propio en la refacción de la casa en la que vivió con la víctima y también en la instalación de un gimnasio para uno de los hijos de ella.