El País
Viernes 06 de Julio de 2018

Cornejo, durísimo con Carrió: "Los argentinos necesitan seriedad, no un stand up permanente"

"La alianza está asegurada y los radicales van a hacer lo que nosotros digamos", disparó Lilita, entre otras frases, y motivó una respuesta generalizada de la UCR.

Cinco tuits publicados desde la cuenta partidaria de Alfredo Cornejo y un escueta firma con sus iniciales (AC) le bastaron al presidente de la UCR para cristalizar el malestar de diferentes sectores que conformar el frente Cambiamos con Elisa Carrió y sus verborrágicas declaraciones.

En tono jocoso y burlesco, la dirigente de la Coalición Cívica chicaneó a la UCR en el foro empresario de Paraná, Entre Ríos. "Nos mandaban a las convenciones a servir empanadas y ahora los manejo yo desde afuera", decía la diputada entre risas y ademanes para rematar: "No tengo interés en ningún cargo por lo tanto la alianza está asegurada y los radicales van a hacer lo que nosotros digamos".


Embed

Estas últimas declaraciones parece que colmaron la paciencia de Cornejo quien levantó el guante y salió a contestarle con los tapones de punta.


"No somos un proyecto personal ni un liderazgo mesiánico", comenzó su cadena de tuits que luego fue publicado en forma de comunicado con la estampa de la UCR. Luego le endilgó a Carrió "frivolidad discursiva" para terminar duramente señalando: "Los argentinos necesitan seriedad, no un stand up permanente".


Estos últimos dichos de Cornejo están relacionados con las constantes apariciones públicas de la dirigente en diferentes canales de televisión que le provocan más de un dolor de cabeza al oficialismo.


Sin bajar por un segundo el tono le pidió a Carrió "que se abstenga de continuar con esta serie de declaraciones desafortunadas, que lamentablemente ya se han vuelto una costumbre suya" y, mostrando un tope en su paciencia reclamó que no se justifique más el accionar de la diputada.


"La respuesta no puede ser "ya sabemos como es Carrió". La respuesta es respetar, de una buena vez, a los socios de la coalición de gobierno que ella pretende destruir", señaló.


La última declaración fue casi un nocaut: "Que nos diga Carrió, realmente, cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del Gobierno Nacional. Seguramente sea menos que las propinas que deja".


Embed


Respaldada con el 51% de los votos del electorado de la Ciudad de Buenos Aires Carrió llegó nuevamente al Congreso de la Nación, pero esta vez formando para del frente presidido por Mauricio Macri a quien el 2003 había tachado de "contrabandista" y "ladrón".

En 2017, la dirigente que desde 1995 ocupa un banca en la casa de las leyes, también provocó algunas polémicas cuando defendió a capa y espada el dietazo de los legisladores.

Hace algunos meses volvió a tomar relevancia al publicarse que la doctora en leyes había canjeado todos sus pasajes, lo que representaba un sobresueldo $ 355.800. Ante el repudio público del presidente, la dirigente salió a cruzarlo: "Él desde chiquito viaja en aviones privados, así que no tiene idea de lo que significa ser decente".

A esto se le suman las no pocas las críticas por las continuas faltas de la diputada al Congreso. Una de las más notorias fue durante la jornada de debate del aborto. Al finalizar la votación, Carrió pidió la palabra y amenazó: "No hablé para no romper esta alianza" y se retiró gritándoles a sus compañeros de banca que acompañaron el proyecto.

Días después, en un programa de televisión se refirió al proyecto, al cual se opone fervientemente y señaló: "Era un orgullo entregarle la virginidad de la chica a un obispo y con el aborto queda impune".

En la última semana, los dichos de Carrió vuelven a ser un dolor de cabeza, no solo porque le pidió solidaridad a la clase media para que entreguen propinas y changas sino que al querer justificar sus dichos en el Congreso, terminó teniendo un acto fallido al decir: "Necesitamos entregar propinas y coimas".