La senadora Cristina Kirchner permanecerá el jueves en Santa Cruz y no asistirá a la apertura de sesiones ordinarias que encabezará el presidente Mauricio Macri ante la Asamblea Legislativa.

La decisión de no participar se debe a que no quiere "sentarse a escuchar una serie de mentiras" que "no se condicen con la realidad del país".

A su vez, señalaron que la jefa del kirchnerismo presume que "el discurso será lo mismo que los años anteriores" y que por lo tanto no vale la pena perder el tiempo.

La ex presidenta viajó a Santa Cruz el sábado pasado para conmemorar allí un nuevo aniversario del natalicio de Néstor Kirchner, al igual que lo hace todos los años.

Se trasladó a la provincia patagónica luego de participar de un almuerzo en el Café las Palabras, en el barrio porteño de Almagro, junto con el ex presidente de Paraguay, Fernando Lugo, invitada por el ex embajador ante el Vaticano Eduardo Valdés, el dueño del lugar.

También estuvo su ex canciller y compañero de fórmula en las elecciones del año pasado, Jorge Taiana, con quien intercambió muestras de afecto pese a las escuchas en las que se refirió al hombre del Movimiento Evita con reproches.

La ex jefa de Estado le brindó a Lugo su apoyo a la alianza GANAR que patrocina el obispo para las elecciones presidenciales en Paraguay.

La vuelta a Buenos Aires de la jefa de Unidad Ciudadana está prevista para fin de semana próximo, por lo que no estará presente para escuchar a Macri por primera vez desde su banca en la Cámara alta.

Tampoco asistió este miércoles a la sesión preparatoria del Senado, donde se ratificó a Federico Pinedo como presidente provisional y se eligió al justicialista Omar Perotti como vice.

Su hijo Máximo Kirchner se encuentra en Buenos Aires pero seguirá los pasos de su madre y no concurrirá a la Asamblea Legislativa, como tampoco lo hizo en 2016 y 2017.