Luego de describir, según la mirada oficial, lo ocurrido en los últimos meses con la economía, y de enumerar una serie de factores externos e internos que agudizaron el mal momento, incluyendo los cuadernos de las coimas, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció que con el paquete de medidas que se toman a partir de hoy, el gobierno planea alcanzar el equilibrio fiscal primario para 2019.

En ese sentido, se confirmó uno de los rumores que circulan desde hace semanas respecto de las retenciones a las exportaciones de cereales y oleaginosas. Dujovne remarcó varias veces en su presentación que la medida es "transitoria" y de "emergencia", y que generará recursos adicionales por derechos de exportación que permitirán una recaudación extra equivalente al 1% del PBI.

Concretamente, esto supondrá para 2019, unos 280.000 millones pesos. Son, de acuerdo al cálculo que detalló el ministro alrededor de 4 pesos por cada dólar exportado por el campo, y 3 pesos por dólar para el resto de las exportaciones.

Esta medida concreta, para Dujovne representa un esfuerzo balanceado entre mayores ingresos y menores gastos que se plasmarán, entre otras acciones, en una reducción de ministerios y dependencias estatales.

Déficit Cero para 2019

Este año, el déficit fiscal primario (previo al pago de vencimientos de deuda) será de 2,6% del PBI. Para llevarlo a 0 el año próximo el gobierno planea un ahorro del gasto de capital de 0,7% del PBI; ahorro en subsidios del 0,5% del PBI; ahorro en Remuneraciones y gastos operativos del 0,2% del PBI; ahorro en Otros gastos corrientes de 0,2% del PBI; se suspende además por un año la reducción de aportes patronales, manteniendo una recaudación de 0,2% del PBI que estaba previsto resignar; y un ingreso adicional de 1% del PBI por el aumento de los derechos de importación (retenciones).