Reforma Jubilatoria
Martes 19 de Diciembre de 2017

Diputados lleva más de 10 horas debatiendo la reforma previsional

La sesión se extiende desde las 14; Cambiemos rechazó el pedido de vuelta a comisión del proyecto de ley; se vivieron momentos de tensión dentro y fuera del Congreso.

En un clima de tensión, protestas e incertidumbre, la Cámara de Diputados se encamina esta mañana a convertir en ley la reforma previsional, una norma con la que el Gobierno pretende ahorrar unos 60.000 millones de pesos en 2018. En este segundo intento de aprobar la ley, tras la frustrada sesión del jueves último, el oficialismo hizo caso omiso de los insistentes reclamos de la oposición para que se levantara la sesión: está confiado en que reunirá los votos para sancionar la iniciativa esta mañana con el apoyo de un sector del PJ no kirchnerista.
Embed

Para reforzar el respaldo al proyecto, la Casa Rosada logró que varios gobernadores se reunieran en el Congreso. La oposición intentó desde temprano que se frustrara la sesión para repetir lo logrado el jueves pasado. En el interior de la Cámara baja, los legisladores kirchneristas -por momentos a los gritos y con una ristra de acusaciones contra el Gobierno- intentaron a lo largo de cuatro horas que se suspendiera el debate. No lo consiguieron.

El kirchnerismo, la izquierda y el Frente Renovador reclamaron el levantamiento de la sesión, pero los diputados del oficialismo y de un sector del PJ se mantuvieron inmutables en sus bancas. En dos oportunidades se votó el levantamiento de la sesión: fueron rechazadas.


Durante las últimas horas del lunes y la madrugada de este martes, mientras transcurría el debate en Diputados, en varios barrios de la ciudad hubo cacerolazos, bocinazos y concentraciones. Un número importante empezó a marchar hacia el Congreso, donde se mantuvo una especie de vigilia.

Cerca de las tres de la mañana se desplegó un sorpresivo operativo de la Policía de la Ciudad: dispararon balas de goma contras manifestantes que estaban en la zona aledaña al Congreso. Según constató La Nación, oficiales que conducían motos de la fuerza de seguridad despejaron la zona a los tiros.

La opinión de los parlamentarios
La diputada Elisa Carrió (Coalición Cívica-CABA) señaló que, debido a los incidentes que ocurrieron en las afueras del Congreso, "en términos jurídicos a eso se le llama Estado de hecho, que no es ni más ni menos [que] apartado del Derecho. Eso se llama golpe de Estado".

"Somos diputados nacionales, ejercemos una representación, queremos tratar la ley -enfatizó-. El artículo 21 de la Constitución establece que el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes. Que de todas estas manifestaciones y de lo que sucede afuera se corra vista a la Justicia que investiga el tema de la conspiración constitucional".

Graciela Camaño, jefa del bloque del Frente Renovador, embistió duramente contra el jefe de Gabinete, Marcos Peña, a quien calificó como "el monje negro de esta historia". Recordó cuando, en la campaña electoral, el Gobierno negaba que se fuese a tratar un proyecto de reforma previsional después de las elecciones. "El relato y la publicidad oficial llevó al engaño al pueblo, hubo defraudación a la voluntad popular", exclamó Camaño.

Camaño deslizó, incluso, que el Gobierno pudo haber infiltrado manifestantes para generar un clima de caos. "No sería la primera vez que el Estado conspirador mete gente en las marchas, vaya si no lo sabemos", enfatizó.

Por 127 votos a 107, Cambiemos -con el respaldo de algunos legisladores que responden a gobernadores peronistas- rechazó esta madrugada el pedido de vuelta a comisión del proyecto de ley que realizó Camaño. Para apelar a esa instancia, la diputada massista había dicho: "Lo que paso durante todo el día fue terrible; en las calles está pasando algo y no podemos estar ajenos a eso, tenemos que tener un gesto. Tengamos un gesto para los miles de ciudadanos que ya no son sólo los que tiran piedras; y que nos ven por televisión como si nada pasara. Les pido con humildad la vuelta a comisión del proyecto".

El kirchnerista Leopoldo Moreau siguió esa misma línea. "Tal vez alguien en el Gobierno imaginó este escenario, porque como tenían dudas sobre el quórum y al acompañamiento de bloques que no son oficialistas, tal vez creyeron que la mejor manera de forzar la situación era crear un estado de caos que justificara no sólo el acompañamiento a la ley por convicción sino por poner al país al borde del precipicio, ¡y estamos al borde del precipicio!", enfatizó Moreau. ¡Quieren jugar a la ruleta rusa con la democracia. Está en juego la República!", insistió, y luego acusó al gobierno de Macri de encarnar una "república de la represión".

En ese momento, la diputada Carrió, en su cuenta de Twitter, criticaba duramente a Moreau. "Moreau fue parte del golpe en 2001 cuando me ofrecieron ser Ministro de Justicia", escribió la legisladora. " Y luego agregó: "Moreau, gran traidor a la Nación, el que maneja Anses hace treinta años".

No quedó allí la líder de la Coalición Cívica. Pidió la palabra y embistió contra Rossi, al recordar que en 2010 el gobierno de Cristina Kirchner vetó la ley que establecía el 82% móvil para los jubilados. Rossi reaccionó indignado. "Que se venga a hablar con ironía cuando afuera se están casi matando. Lo que dijo la diputada Carrió es absolutamente falso y sacado de contexto. Carrió y la casi totalidad de los diputados opositores votó en contra de la movilidad jubilatoria. Ahora les van a dar a los jubilados un "bonito" de 60 pesos por mes", retrucó.

Las revueltas durante la manifestación en contra del proyecto de ley de reforma previsional comenzaron a las 13.30 a metros del Palacio Legislativo y, luego, se extendieron a la 9 de Julio y a la avenida de Mayo, donde también hubo enfrentamientos y se registraron detenciones. El saldo de la manifestación en la Plaza del Congreso fue de decenas de heridos y unas 162 personas debieron recibir asistencia médica. Entre ellos, 88 policías de la Ciudad (con traumatismos oculares, politraumatismos y traumatismos de cráneo). Además, la Policía de la Ciudad informó que se registraron 60 manifestantes detenidos.

La Nación