El País

El FMI prevé que la economía argentina será una de las que más caerá en 2019

El Fondo Monetario proyecta una caída de la actividad doméstica del 1,62% para todo el año, que relega al país al puesto 188º en el escalafón global del crecimiento

Sábado 29 de Diciembre de 2018

El último informe de Perspectivas de la Economía Mundial proyecta a escala global una expansión económica robusta, del orden del 3,7% en promedio para 2019.

Sin embargo, las previsiones para Argentina no son para nada alentadoras. El FMI proyecta una caída de la actividad doméstica del 1,62% para todo el año, que relega al país al puesto 188º en el escalafón global del crecimiento.

Además, la Argentina integrará el reducido grupo de países con recesión o crecimiento negativo, junto con Barbados (-0,1%), Nicaragua (-1%), Puerto Rico (-1,15%), Sudán (-1,9%), Guinea Ecuatorial (-2,61%), Irán (-3,61%), Sudán del Sur (-4,61%) y Venezuela (-5%).

Maurice Obstfeld, consejero económico y director del Departamento de Estudios del Fondo, afirmó que "las revisiones negativas para las economías de mercados emergentes y en desarrollo son más importantes, de 0,2 y 0,4 puntos porcentuales respectivamente, para este y el próximo año".

El FMI ya había comunicado su proyección de caída de la actividad en Argentina en 2018, del orden de 2,6%, solo superada por Venezuela (-18%), Nicaragua (-4%), Sudán del Sur (-3,2%), entre los países relevantes por su tamaño.

Obstfeld, agregó que las revisiones negativas también varían según el ámbito geográfico, e "incluyen importantes economías de América latina", como Argentina, Brasil y México; economías emergentes de Europa (Turquía), Asia meridional (India), Asia oriental (Indonesia y Malasia), Oriente Medio (Irán) y África (Sudáfrica).

"En términos generales, observamos señales de una menor inversión y una disminución de las manufacturas, lo que se añade a un crecimiento más débil del comercio", apuntó el economista del Fondo.

Obstfeld señaló que "en las economías de mercados emergentes y en desarrollo, el endurecimiento gradual de la política monetaria estadounidense, sumado a las incertidumbres comerciales y, en el caso de Argentina, Brasil, Sudáfrica y Turquía, a factores específicos, ha desalentado la afluencia de capital, debilitado las monedas, desanimado los mercados de renta variable y presionado las tasas de interés y los diferenciales".

Un posible punto débil que aplica a la Argentina se debe además a "los altos niveles de deuda soberana y de las empresas, acumulados durante los años de condiciones financieras mundiales distendidas", según la visión del experto

El último reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) prevé que para 2019 el PBI de la Argentina se contraerá 1,8%, luego de una caída estimada de 2,6% para 2018, mientras que el PBI por habitante cierra 2018 con un contundente retroceso hasta el -3,9%, después de haber mejorado un 1,9% en 2017.

Este organismo regional fundamentó su proyección en las secuelas de la crisis cambiaria y las exigencias de austeridad fiscal establecidas por el acuerdo con el Fondo Monetario.

¿Te gustó la nota?