La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, anunció la restitución de un nuevo nieto de desaparecidos, el número 128 que recupera la entidad.

Su nombre es Marcos y es hijo de Rosario del Carmen Ramos, quien en junio de 1976 fue desaparecida en la provincia de Tucumán, se informó.

Durante una conferencia de prensa en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, donde se vivieron momentos de gran emoción, Ismael, hermano del nieto recuperado mostró una fotografía junto con su madre.

Camilo, otro hermano, manifestó su "agradecimiento infinito" a Abuelas de Plaza de Mayo.

"Esta es la restitución de 42 años de amor no vivido", señaló el hombre, luego de que se diera a conocer la restitución de la identidad.

Ismael aseguró que "el reencuentro fue fabuloso", en tanto que Camilo habló de "un choque de emociones".

"Hemos sido un trío de niños, queríamos conocer su historia en veinte segundos", relató el hombre al explicar el momento del reencuentro.

En noviembre de 1976, fuerzas de seguridad realizaron operativos ilegales en la capital tucumana y secuestraron a Rosario del Carmen, que partió con destino desconocido en un Ford Falcon blanco. Camilo en ese momento se encontraba al cuidado de su padre, pero Ismael y Marcos, que vivían con su madre, fueron llevados a una casa quinta ubicada en Tafí Viejo. Esa fue la última vez que Ismael vio a su hermano menor. Luego de permanecer una semana allí, Ismael fue trasladado a otro domicilio en Tucumán, del que escapó muchas veces, hasta que en una ocasión logró ubicar a su tío paterno, quien dio aviso sobre su paradero al padre del niño. Así lograron recuperarlo. Desde entonces sabe que tiene un hermano menor que fue secuestrado. Rosario continúa desaparecida.

Estos datos novedosos fueron entregados a la Unidad Especializada para Casos de Apropiación de Niños durante el Terrorismo de Estado, del Ministerio Público Fiscal, que inició una investigación para profundizar los datos contenidos en la denuncia. Tras verificar que resultaba probable que el joven efectivamente fuera hijo de desaparecidos, remitió la investigación a la Fiscalía Federal N° 1 y a la Oficina local de la Procuraduría de Crímenes Contra la Humanidad de Tucumán, quienes a su vez dieron intervención al Juzgado Federal Nro. 1. Así se pudo encontrar a Marcos, quien accedió voluntariamente a realizarse los exámenes de ADN en el Banco Nacional de Datos Genéticos, luego de que el juez ordenara tomar las respectivas muestras.