El proyecto contra los tarifazos a partir del cual se busca retrotraer a noviembre de 2017 los precios de los servicios públicos logró una amplia aprobación en la Cámara baja. Ahora la iniciativa pasará la Senado, en donde el oficialismo espera contar con el respaldo de los gobernadores para ganar respaldo.

Los arcos opositores a Cambiemos protagonizaron discursos encendidos a lo largo de toda la sesión, en la que no pasaron desapercibidos los comentarios sobre las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional que el Gobierno Nacional comenzó el miércoles.

Mientras el bloque oficialista continuó denunciando la "irresponsabilidad" del proyecto y tildándolo de "demagógico".

En la votación en general el proyecto de la oposición recibió el apoyo de 133 diputados. En contra votaron 94 legisladores y hubo tres que se abstuvieron.

El proyecto opositor declara la emergencia tarifaria en los servicios públicos, retrotrae las tarifas a noviembre de 2017, propone estabilizarlas por un año y ata los futuros aumentos al índice de variación salarial para los hogares y al índice de precios mayoristas para pymes, cooperativas y empresas recuperadas.

Los diputados federales y el Frente Renovador quitaron del texto original la rebaja del IVA (del 21 por ciento al 10,5) en las facturas de luz, gas y agua. La decisión apunta a vencer la resistencia de los gobernadores que no quieren resignar los recursos coparticipables que el impuesto aporta a sus provincias. A pesar de eso, los diputados del oficialismo continuaron repitiendo a coro que el proyecto perjudicaba a las provincias.

Mientras la sesión se desarrollaba, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ofreció una conferencia de prensa en Casa Rosada en la que ratificó que el presidente Mauricio Macri vetará la ley en caso de ser aprobada en la Cámara alta