Durante una clase abierta en una de las aulas, un joven bajó la imagen de la virgen que estaba ubicada a la entrada del edificio de esa Facultad, según detallaron testigos al diario cordobés La Voz, quien retiró la imagen religiosa. Dijo que lo hacía porque un grupo de estudiantes iba a romperla, al encontrarse reclamando por la postura de que el Estado y la Iglesia deben funcionar de manera independiente.

Luego, donde estaba la caja con la imagen de la virgen, colgaron en su lugar dos pañuelos:uno verde (a favor del aborto legal, seguro y gratuito) y uno naranja, (que simboliza la campaña por la separación de Iglesia y Estado).

En el muro de Facebook de la Asamblea Derecho de la UNC detallaron: "Hemos comprendido que la manera de desenvolver una moción votada por la amplia mayoría, que tenía que ver con la laicitud en la educación -la cual fue desprendernos de simbolismos religiosos y su correspondiente injerencia en una institución educativa de estas características, entre ellos, la virgen- fue problemática".

Y agregaron: "La intención concreta, que no hizo más que reflejar la voluntad de la amplia mayoría de los estudiantes que concurrieron, fue llevada a cabo de un modo no idóneo", manifestaron.

El hecho provocó una rápida reacción en redes sociales, a favor y en contra de esta acción, que fue una de las determinaciones tomadas en la asamblea. Otras iniciativas pretenden hacer renunciar al decano, cambiarle el nombre a la facultad y escindir a la misma de la UNC.

Lo sucedido generó reacciones en las redes sociales, que se manifestaron tanto a favor como en contra de la decisión tomada durante la asamblea de los estudiantes. Otras iniciativas, en tanto, buscan la renuncia del decano, pretenden hacer renunciar al decano o cambiarle el nombre a la facultad.

Luego de los hechos, el decano de la facultad denunció a los estudiantes. La presentación se hizo en la Unidad Judicial N°1. Mientras tanto, la virgen está alojada en una comisaría hasta que se decida dónde será reubicada.