debate

La Iglesia cuestiona a Fernández por insistir con el aborto

El prelado platense recordó que durante la reciente campaña el presidente electo había asegurado que no era un tema "prioritario".

Martes 19 de Noviembre de 2019

El arzobispo de La Plata, Víctor Tucho Fernández, salió ayer al cruce de Alberto Fernández, quien anunció públicamente el pronto envío al Congreso nacional de un proyecto de ley para despenalizar el aborto, al afirmar que había escuchado al presidente electo decir durante la reciente campaña proselitista que ese tema "no era una prioridad o una urgencia".

"Si pudiera hablar con Alberto, le preguntaría si vale la pena comenzar su mandato con un tema que tanto divide a los argentinos y que tanta tensión ha provocado. Pero me preocupa más otra cosa: le escuché decir, antes de las elecciones, que no consideraba que ese tema fuera una prioridad o una urgencia, que había que analizarlo bien y con tiempo. Muchos lo votaron confiando en esas palabras", manifestó en su cuenta de Facebook el arzobispo, que se manifestó a favor de "las dos vidas".

"Siempre estuve en contra del aborto, desde que tengo doce años", añadió el prelado, que al defender su posición dijo que no actuaba "por ser conservador, misógino o machista". Y fundamentó: "Creo que esa niña que está dentro del vientre de su madre también tiene derechos".

En otro párrafo señaló que "no hace falta ser creyente ni dogmático para defender la vida por nacer", tras lo cual subrayó: "Valoro la capacidad del presidente electo y espero que pueda levantar y pacificar el país. Pero me llamó la atención leer que enviará inmediatamente un proyecto de ley para avanzar en el aborto".

"Una cosa es despenalizar a la mujer que ya abortó y otra cosa es legalizar el aborto. La realidad es que casi ninguna mujer va presa por haber abortado. Despenalizar sería, simplemente, blanquear esa situación. Pero otra cosa es legalizar el aborto libre, facilitar el aborto para quien quiera hacerlo por cualquier causa", agregó el arzobispo platense, uno de los clérigos más cercanos al Papa Francisco.

Más adelante, sentenció: "Si se dice que es sólo un tema de salud pública, entonces estamos queriendo agarrar al chancho por la cola o poniendo el carro antes que el caballo. Porque de las muertes maternas que hay en el país, una pequeña parte es por aborto procurado. Más del 80 por ciento de esas mujeres se mueren por llegar al parto desnutridas, diabéticas sin tratar".

Detonante

Fernández había anunciado el domingo pasado que enviará un proyecto de ley de despenalización del aborto al Congreso y dijo que espera que el debate no se convierta "en una disputa entre progresistas y conservadores", como ocurrió en 2018, cuando se trató la iniciativa para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana catorce.

Al respecto, el presidente electo reiteró que es "un activista de ponerle fin a la penalización del aborto" y aseguró que va "a intentar que (la ley) salga cuanto antes", aunque aclaró: "No depende solo de mí".

"Quisiera que el debate no sea una disputa entre progresistas y conservadores, entre revolucionarios y retrógrados. Es un problema de salud pública que debemos resolver, y hay que asumirlo así", destacó Fernández.

Asimismo, indicó que hay que respetar "a la mujer que siente que es un derecho sobre su cuerpo, como a la mujer que siente que Dios no le permite hacerlo".

"Hay que quitarle esa dosis de pañuelo celeste y pañuelo verde. No tiene que haber dos pañuelos, tenemos un problema", añadió el jefe del Estado electo.

En 2018, en medio de multitudinarias movilizaciones de mujeres, por primera vez se debatió un proyecto de aborto legal en el Congreso.

La propuesta fue aprobada en Diputados, pero finalmente rechazada por el Senado, tradicionalmente más conservador.

Se estima que en la Argentina se realizan uno 500 mil abortos al año y que un centenar de mujeres mueren por las prácticas hechas en clandestinidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario