El gobernador de La Rioja, Sergio Casas, anunció la remoción del secretario de Seguridad de la provincia, Luis Angulo, y del jefe de Policía, Luis Páez, tras la muerte, en la madrugada del sábado, de un cadete que había sido sometido a un entrenamiento excesivo en la fuerza.

También el mandatario recordó las medidas que se adoptaron a partir del entrenamiento violento que sufrieron los cadetes de la escuela de Policía de La Rioja, el último lunes, con altas temperaturas, sin ingesta de agua, lo que provocó un cuadro de deshidratación y 12 internados en el hospital Vera Barros, con el desenlace fatal de Emmanuel Garay, de 18 años.

Entre esas medidas se arrestó a toda la cúpula de la Escuela Policial y procesamiento de los acusados, arresto de oficiales y suboficiales de la escuela de Policía, suspensión de todas las actividades oficiales, con excepción del Festival de la Chaya. Además de la denuncia judicial, que ya ha efectuado el procesamiento.

Al dar inicio a la conferencia de prensa, Sergio Casas dijo: "Acompañamos a la familia y esto nos produce un hecho de mucho dolor (...) y yo que estoy al frente, no voy a permitir estos hechos". "Hoy se ha conocido el procesamiento y vamos a llegar hasta las últimas consecuencias", agregó.