El gobierno propuso hoy a los gremios docentes universitarios adelantar para septiembre la cuota del 4,2% de aumento salarial prevista para noviembre para arribar al total del 15%, pero la oferta fue rechazada por los sindicatos y la negociación pasó a un cuarto intermedio hasta el miércoles.

Desde Conadu histórica, Luis Tiscornia sostuvo que la oferta continúa "por debajo de la inflación", al destacar que "la inflación proyectada a octubre supera el 24%", y aseguró que el objetivo de los gremios docentes es que "se mantenga mínimamente el poder adquisitivo de los salarios".

De esta manera, los universitarios -que reclaman una mejora del 30%- ratificaron la marcha nacional docente que los docentes y alumnos organizan para este jueves desde el Congreso a la sede de la cartera educativa.

En medio del duro conflicto salarial que afecta el dictado de clases en 57 casas de altos estudios públicas de todo el país y que seguirá al menos esta semana, el Ejecutivo mantuvo el porcentaje global de mejora aunque admitió que "es poco" frente al proceso inflacionario y por eso propuso impulsar mesas técnicas para "analizar incrementos salariales superadores de la actual oferta".

Hasta ahora, el Ejecutivo planteó a los sindicatos docentes un aumento del 5% a mayo, otro 5,8% en agosto y un 4,2% en septiembre a cobrar en octubre que en principio estaba fijado para noviembre.

Los sindicatos, que mantienen un extenso paro que prácticamente impidió el inicio del segundo cuatrimestre previsto para principios de mes, reclaman el doble: una mejora del 30%, así como mayor presupuesto universitario.

Por su parte, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, reconoció que el 15% que se había ofrecido a los profesores universitarios meses atrás ahora "es poco" y en aras de lograr un acuerdo remarcó: "Desde el miércoles nos reuniremos permanentemente", en alusión al próximo encuentro que se hará en la sede de Educación desde las 10.

"Para nosotros la reunión fue un avance. Hay un reclamo que consideramos legítimo y a partir del miércoles vamos a comenzar a resolver", destacó el ministro en un rueda de prensa tras el encuentro en el Palacio Pizzurno.

Anticipándose a lo que van a ser las próximas reuniones con los sindicatos universitarios, planteó: "Tenemos que dar el mejor aumento y los maestros tiene que entender el marco de restricciones en el que estamos negociando".

Por otro lado, Finocchiaro negó que exista un ajuste en el presupuesto para la Educación en general y para las universidades públicas en particular.

"No hay ajuste en la educación en el marco del acuerdo con el FMI. No hay obras comenzadas que se hayan suspendido en las universidades, no hubo subejecución (de fondos) en ningún aspecto. Por ejemplo, hemos invertido 11 mil millones de pesos en las becas Progresar", remarcó el funcionario.

Finocchiaro, junto a la secretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela, recibieron a dirigentes de los sindicatos Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Ctera, UDA y Fagdut.

En el marco de las protestas, la semana pasada los profesores universitarios dictaron clases públicas en Plaza de Mayo, en reclamo de un mejor aumento salarial y por falta de presupuesto.