Con la intención de terminar con la denominada grieta, un chico se tatuó en su pierna un retrato en el que fusionó el rostro de Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner.

La insólita figura a la que llamó "MaCristina" se convirtió en viral en las redes sociales y se volvió víctima de cargadas y burlas.

"Basta de peleas. Quiero demostrar que los dos bandos podemos estar juntos y llevar el país adelante #MACRISTINA2019 ¡Empieza la revolución!" fue el texto que acompañó la imagen compartida por el usuario Kevin Brizuela en un grupo cerrado de Facebook.

La foto inmediatamente fue divulgada en Instagram y Twitter donde llegó a tener más de ocho mil reacciones y cientos de comentarios de todo tipo.

Algunos valoraron el detalle. Uno de los lectores comentó: "El pensamiento es el mejor, un país se saca adelante tirando todos hacia un mismo lado (hacia el pueblo argentino) pero a este país solo le importa ver quién la tiene mas larga, quién robó más, quién hizo mejor o peor las cosas... Así estamos".