Santa Fe

Ofrecen un protocolo de actuación para víctimas de abuso eclesiástico

Lo difundió Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina. En la provincia de Santa Fe hubo al menos cuatro casos de abusos de miembros de la iglesia católica denunciados

Lunes 05 de Agosto de 2019

La Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina difundió un protocolo con once puntos con recomendaciones a seguir "a fin de preservar la integridad de quienes deciden denunciar en sede canónica". Se trata de tres puntos donde se puede encontrar la justificación, el contexto y los objetivos del procedimiento propuesto.

El asesor legal de la Red, Carlos Lombardi, aseguró a Télam que el protocolo "es una respuesta a las normas, guías y acciones" impulsadas por el papa Francisco y los obispos para combatir los casos de pederastía en el seno de la Iglesia, las cuales "no hacen otra cosa que revictimizar" a los niños abusados, porque "están destinadas a blindar a la institución".

En primer lugar se apunta a la justificación. La Red explica: "Las «medidas» que la iglesia católica ha llevado y lleva a cabo para «solucionar» el problema que representan las víctimas de abuso eclesiástico tienen objetivos muy distantes de la protección de las mismas. Estas están destinadas a blindar la institución, mantener el sistema de protección de pederastas y evadir el cumplimiento de exhortaciones de organismos internacionales. Por ello resulta imprescindible brindar a las víctimas medidas de acción para no caer, nuevamente, en la manipulación clerical, disfrazada de «ayuda» y «solidaridad»".

Las recomendaciones están basadas "en más de un centenar de relatos en primera persona que son parte de las experiencias de sobrevivientes de esta Red, podemos describir, afirmar y corroborar las coincidencias en cuanto a la metodología utilizada por los abusadores –curas y monjas de la Iglesia Católica– para cometer los delitos y asegurar la impunidad de quien los comete".

Los puntos comunes en estos relatos son:

  • Utilizan una fina manipulación emocional, cosificando, humillando, aislando a las víctimas de su entorno afectivo ya sea familia, amigos, compañeros, o novios.
  • En muchos de los relatos, las víctimas han "pedido ayuda" hablando con algún integrante de la parroquia, congregación, etc. mayoritariamente psicólogos, confesores u autoridades como obispos. Casi todos coinciden en que las devoluciones les decían "que estaban atravesando una crisis de fe o de vocación". Por lo tanto los mandaban a rezar, a hacer retiros, o a aislarse. De este modo aparece otra vez el castigo, el no creerles, el acallar, desdecir, confundir a las víctimas produciendo cada vez más daño psicológico.
  • Los abusadores eligen a sus víctimas, Ejercen sobre ellas un poder irrestricto, son conscientes de lo que hacen, lo planifican. Por todo esto, no son enfermos. Verbalizan este poder diciéndoles a sus víctimas que son seres privilegiados al contar con su atención. Les hacen creer que el religioso es su amigo, padre, madre, mentor o referente. Para ello detectan su vulnerabilidad emocional, social, familiar, física u otras que tienen esos niños o jóvenes, volviéndolos más frágiles aún. De este modo hacen completamente efectivo el ejercicio de todo su poder, que en esa circunstancia es un poder absoluto. "Te elijo", "te desecho", "te traigo regalos", "no existís." Esta es una mecánica de premio castigo. Otra forma de poder es instalar prácticas abusivas como normas institucionales naturalizadas que pueden llegar a la mortificación y el castigo corporal.
  • En la mayoría de los casos los abusadores sostienen que la víctima los provocó o dio su consentimiento. Siempre, siempre la relación entre abusador y víctima es una relación asimétrica de poder, en la que nunca puede existir consentimiento alguno, ya que está bajo manipulación, coacción e incluso reducción a la servidumbre. Estos llegan a anular el discernimiento y la voluntad. Bajo una disciplina férrea de sumisión y miedo, "...es Dios quien habla a través del Superior, por ende quien obedece no se equivoca. Es imposible decirle no a Dios." En síntesis, hablamos de tortura física y psicológica.
  • Logran arrasar la subjetividad, el cuerpo y la sexualidad, de los que hoy son sobrevivientes bajo el secreto de confesión, que es una herramienta utilizada para obtener información estratégica que contribuye al mantenimiento del sistema perverso.
  • Refieren la estafa a la confianza de familias enteras, a las que los abusadores han humillado en muchísimas situaciones al compartir con ellas su intimidad, sus mesas y sus fiestas familiares mientras que en simultáneo abusaban de sus niños y sus adolescentes. Estas situaciones impiden a los sobrevivientes hablar porque se instala el "¿quién me va a creer?" o "van a pensar que tuve la culpa".
  • Es importante tener en cuenta que cuando se ha estado sometido a ese poder, el mismo sigue vigente en la persona victimizada aunque no lo vea durante mucho tiempo. Esto causa efectos tales como adicciones, trastornos alimentarios, trastornos del sueño, depresión, suicidios e intentos de suicidio entre otros.
  • La persona victimizada puede haber escrito cartas a su abusador por estar en este contexto. Pueden tener un tono cariñoso, justamente por estar la víctima sometida a una manipulación que es muy difícil de ver o advertir cuando está sucediendo, ya que en la mayoría de los casos la violencia física no está presente.

El contexto

Según describe la Red, "de parte de la autoridad eclesiástica, el contexto no es otro que el de la manipulación de las víctimas, abuso de poder y denegación de justicia. Por nuestra experiencia podemos afirmar que lo más importante es la imagen de la iglesia católica. No persiguen otro objetivo. Por eso, pondrán en marcha cualquier mecanismo que les permita fingir arrepentimiento y preocupación por las víctimas. Así elaborarán guías de prevención, organizarán cursos y jornadas de capacitación al interior de la institución, diseñarán encuestas, implementarán investigaciones, crearán comisiones, establecerán protocolos, montarán eventos donde a las víctimas –paradójicamente– no se les permite participar abiertamente".

Recomendaciones

  1. Aún comprendiendo lo difícil que es hablar de un tema como este, cuando la persona se sienta en condiciones recomendamos comunicar el hecho padecido a las personas de su confianza.
  2. Denunciar lo más pronto posible ante la autoridad pública, policía y/o fiscalías cercanas al domicilio de la víctima, o del lugar del hecho. En el caso de que las víctimas fueran mujeres, niños o adolescentes, exigir el cumplimiento de la Ley 26.485 en sede eclesiástica.
  3. Si se decide recurrir a la autoridad eclesiástica, que sea después de que tomen conocimiento funcionarios públicos.
  4. Evitar brindar datos personales y sensibles a la autoridad eclesiástica. No hacerlo nunca ya que es habitual que quienes abusan los utilicen en su defensa.
  5. No responder ninguna encuesta que simule ayuda, imparcialidad, o pedido de datos objetivos.
  6. No firmar nada.
  7. Jamás entrar solo a ningún tipo de entrevista cuando el motivo de la misma sea el abuso sufrido.
  8. Si la víctima fuera citada a un organismo eclesiástico, no concurrir solo. Hacerlo siempre acompañado por una persona de confianza. Es importante exigir una copia por escrito de lo que se hable. Cuidar de que esta sea firmada por funcionario eclesiástico.
  9. Evitar suministrar a sacerdote, obispo o funcionario clerical, información relativa a los pasos legales que se darán. Medida muy importante ya que la iglesia, fingiendo dolor y cercanía, utiliza esta vía para obtener información y preparar su propia defensa.
  10. No dejarse engañar por la promesa del resarcimiento económico dentro del procedimiento canónico. Dicho procedimiento se inicia para investigar al abusador y constituye el principal eje donde engarza el sistema de encubrimiento que mantiene aún vigente la Iglesia Católica.
  11. La regla de oro a aplicar para discernir si la Iglesia Católica está actuando legalmente es verificar que esté aplicando en sus organismos las convenciones internacionales sobre derechos humanos con la colaboración de profesionales independientes especializados en esta área.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario