El ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, en diálogo con UNO en la Radio evaluó la política económica del gobierno de Cambiemos y habló de " construir una alternativa política superadora".

"Estamos en un círculo vicioso. El dólar sube porque hay inflación y hay inflación porque el dólar sube. Se van retroalimentando. Es lo que se conoce comúnmente como chocar la calesita", afirrmó el economista. Asimismo, describió: "Desde el mes de abril la situación venía mal. Se desencadenó por los cambios de las reglas del juego, por un lado del gobierno, pero también de la economía mundial y los cambios de paradigma. Porque el gobierno de Estados Unidos está estableciendo una fuerte guerra comercial con Europa y China, y ahora se suma Japón. Esto incide en países emergentes. El dólar comienza a devaluarse muy por encima de lo que estaba estimado, sube la tasa de interés en los Estados Unidos y a la Argentina la agarra con un gobierno que venía haciendo todo al revés de lo que había que hacer. Venimos con una apertura indiscriminada de la economía, grandes importaciones, con un juego del mercado financiero, con fuerte fugas de capitales, permitiendo a los golondrina entrar y salir cuando quieran. Esto genera desequilibrio. Y ahora tenemos que las autoridades nuevas del banco central son miembros hasta un día antes de ser funcionarios de fondos de corto plazo que se dedican a la especulación financiera. Así que está atendido por sus propios dueños, diría yo".

Al ser consultado por medidas inmediatas para frenar la inflación, el economista respondió: "No, ya no se puede poner un freno porque ya está dada. En junio vamos a tener una inflación del 3,4%. En ese solo mes la Argentina va a tener la inflación que los países limítrofes o latinoamericanos tienen en un año. Esto da una pauta de la fragilidad que hay en la economía del país. Había estimado para diciembre del 2017 y todo 2018 una inflación del 23 o 24 por ciento cuando otros hablaban del 10. Pero eso fue un piso, ahora estamos arriba del 30 y el nivel de actividad económica que iba a crecer entre el 1 y 3 por ciento el gobierno ahora está hablando del 1, pero no creo que se pueda cumplir. Este va a ser un año de caída, lamentablemente, de actividad económica".

"Si no hay un cambio de modelo que proteja la industria nacional, que construya los capitales, que evite que entre los capitales de especulación, y una economía que genere sus propios dólares a largo plazo de manera genuina, este país no es viable. Esto pasó históricamente siempre. Esto es lo que no quiere entender el gobierno de Mauricio Macri. Él nos venía diciendo que tenía el mejor equipo económico de los últimos 50 años y han demostrado con realidad que ese equipo que ya no está, porque ahora quedaron los suplentes, fue el peor equipo económico de los últimos 50 años. Si se analiza quienes eran los del gabinete económico al inicio de la gestión se da cuenta que hoy no quedó ninguno. El equipo se fue la B. Y ahora los suplentes están demostrando porque eran suplentes, son peores que los titulares", agregó Pignanelli.

En esta línea, apuntó: "Creo que Argentina tiene que hacerse un replanteo estratégico y solucionarlo primero por el lado político. No se puede gobernar confrontando permanentemente. Hacen de la confrontación el leitmotiv de su gobierno. Ya lo vivimos padeciendo con el gobierno anterior también. Necesitamos consenso y buscar una salida. ¿No se dan cuenta que el libre comercio ya ha muerto hace tiempo ya? Hoy depende de la actividad de cada Estado. Les guste o no a los liberales, es la realidad".

Sobre las estrategias políticas de los distintos sectores frente a la crisis económica, opinó: "La responsabilidad de todo esto es del gobierno, ¿qué va a hacer la oposición? La responsabilidad de la oposición es construir una alternativa superadora. Hay elecciones en octubre del año que viene, se va a empezar a ver esto a fin de año. Hay que ver si el peronismo logra armar un frente que sea superador, ojalá así sea".

"El gobierno nunca logró tener mayoría en legislativas. La única forma de llegar a la presidencia para Macri fue a través de un ballotage, que a su vez fue la primera vez que un presidente en Argentina llega así. Eso quiere decir que no tenía la mayoría. En vez de llegar a un acuerdo, salen a confrontar diciendo "somos los mejores de los últimos 50 años", ahí los tenés, perdieron por goleada. Ahora tienen su propia herencia", concluyó.