Innovación

Un cordobés convirtió su Clio 98 en un auto eléctrico

El aficionado a los fierros y su mecánico convirtieron un Clio modelo 98 en un auto eléctrico, lo homologaron y lo manejan en Córdoba

Miércoles 01 de Septiembre de 2021

Matías Parmaggiani, Técnico en Marketing y fanático de los autos, convirtió su Clio naftero modelo 98 en un auto eléctrico, con autonomía de 100 kilómetros y todas las comodidades. Además, es el primer auto homologado de forma particular en la provincia de Córdoba.

En diálogo con el programa Ahí Vamos (de 9 a 12 por FM 106.3 La Radio de UNO), el cordobés contó que hace dos años le apareció la oportunidad de convertir un vehículo, pero que es una idea que tiene hace 30 años.

“Desde la década del 90 yo venía viendo cómo se movía el tema de los autos eléctricos; en particular hubo un experimento hecho para fallar deliberadamente en Estados Unidos que fue el General Motors TV1, y en aquel momento a pesar de que lo retiraron igual generó tal demanda que tuvieron que incluso sabotearlo. Quedó dando vueltas la idea y hace unos siete años más o menos un curso de conversión con una asociación de Uruguay, pero en aquel momento no tenía los ingresos”, relató.

auto electrico clio homologado cordobes 2.jpg
La batería se carga en más de tres horas y le alcanza para recorrer entre 80 y 100km. No tiene embrague pero sí las 5 velocidades.

La batería se carga en más de tres horas y le alcanza para recorrer entre 80 y 100km. No tiene embrague pero sí las 5 velocidades.

Matías explicó que el costo de hacer esta transformación arranca en unos 800, 850.000 pesos, y a partir de ahí depende de la complejidad que se ponga a los equipos, la calidad de baterías y la cantidad de autonomía que pretendas.

“Yo le puse unas baterías como las de carritos de golf, que son baterías del tipo común pero de ciclo profundo”, precisó. “En este momento ya un sponsor nos regaló unas baterías completas, mucho mejores, pero en principio las baterías que tenía eran iguales a las de un carrito golf porque básicamente el motor puede tomar electricidad de cualquier cosa. De hecho, si yo agarrara un montón de baterías AA, las juntara todas y lograra cubrir lo que le hace falta al vehículo el auto anda igual”.

Su Renault Clio convertido en eléctrico tiene una autonomía de 100km, cámara trasera, sensor de estacionamiento, estéreo con Android, luces LED, vidrios polarizados, aire acondicionado y calefacción, commodities agregadas por él, ya que el modelo 98 no las tiene. Las próximas mejoras serán dirección hidráulica y aún mejores baterías.

“Yo lo uso regularmente en mi vida diaria; cargo de manera gratuita en una estación de carga que tengo de la Empresa Provincial de Energía, y después de que lo pongo a cargar, que además vivo a cuatro cuadras de donde está el punto de carga, salgo a dar vueltas y lo uso como cualquier auto”, dijo Matías.

Subir de nivel

Según el dueño, el motor del nuevo Clio tiene el 50% de la potencia del motor de un Clio común. Ahora bien, como el motor eléctrico se integra directamente al torque, la potencia no se da en los pistones normales sino que se pone directamente integrada la caja de cambio, por lo tanto la potencia de salida es aún mejor teniendo menos potencia que el motor normal. “Es decir, yo en un pique de semáforo le podría ganar a un Clio Común”, afirmó.

Los motores eléctricos se diferencian con los térmicos en muchas cosas, pero en el caso de la batería, en un auto común se carga con alternador. En su nuevo Clio Matías ya tiene un kit que reemplaza el alternador sacando parte de la carga y manteniendo balanceada la batería común. Entonces todo lo que use batería ya está cubierto: luces, radio, todo.

“Mi vehículo tiene la toma que se suele ver en los cargadores, pero también agregué un enchufe de tres patas común para que, cuando vaya por ejemplo a una cabaña en el medio de la sierra, lo pueda poner a cargar también ahí. Agarro un enchufe, un prolongador común y lo pongo a cargar”, se rió.

Por si fuera poco, según el experto un vehículo eléctrico tiene un 30% menos de costo en repuestos de reparaciones en las especificaciones más pequeñitas. “El mayor dolor de cabeza en mi caso, pero es porque es mi caso, son las cuestiones que tienen que ver con un alto modelo 98”, reconoció. “Por ejemplo, tuvimos que cambiar los frenos completos. Un vehículo modelo 98 por ahí tiene sus cosas y todo, pero tienen que ver con la mecánica que no hace a la combustión. Al sacarle todo lo que es combustión, nada de filtro de aceite, nada de filtro de nafta, nada de filtro de aire, nada de eso.”

El registro

Matías no es el primero en convertir un auto propulsado por un motor a combustión en uno con motor eléctrico, pero sí fue el primero en gestionar los papeles y homologarlo en el Registro del Automotor de Córdoba.

“Conversiones yo conozco de hace 20 años, el tema es que hacían una conversión y después no tenían ninguna certificación ni nada que cumpliera las condiciones de registro”, dijo. Para inscribir un auto transformado a eléctrico es obligatorio presentar una homologación hecha por un ingeniero eléctrico o electromecánico, con todas los elementos registrados. “La clave de la homologación, al menos el camino que nosotros conocemos, es precisamente importar un kit que entra como repuesto y que tiene un certificado de importación expedido por el Registro Nacional de Propiedad del Automotor”.

Escuchá la nota completa acá:

AHI VAMOS 30.08.2021 MATIAS PARMIGIANI - CONVIRTIO SU AUTO.mp3

Matias Parmigiani

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario