Ante una nutrida concurrencia, conformada principalmente por cientos de estudiantes universitarios, el jurado arribó a un veredicto unánime de "culpable de homicidio con arma de fuego" contra el Chani Molina.

Durante las jornadas de debate estuvo presente el subsecretario de Justicia de Mendoza, Dr. Marcelo D´Agostino. El funcionario provincial decidió participar del proceso ante la inminente sanción de la ley de juicio por jurados.

Los hechos

Durante la madrugada del 26 de febrero de 2017, en el barrio "La Talita" de González Catán, Diego Gorostegui y su hermano fueron amedrentado por una banda que habitualmente pasaba el rato en la esquina, tomando alcohol y consumiendo todo tipo de drogas.

Tras un cruce y la intervención del padre de las víctimas, la patota se dirigió hasta el domicilio de la familia Gorostegui donde rompieron vidrios, destruyeron un vehículo y comenzaron a efectuar disparos.

Los dos hermanos y su padre salieron y allí fue cuando la víctima recibió un disparo que culminó con su vida.

Los casos de las partes y el veredicto

El fiscal Miguel Froncillo expuso que Molina quiso acabar con la vida de Diego Gorostegui. Lo fue a buscar, provocó que saliera, le disparó y lo mató.

El abogado defensor, Miguel Fornaro, alegó que el acusado había actuado defendiéndose legítimamente de la agresión que él y sus amigos estaban sufriendo.

Para el jurado, la legítima defensa planteada carecía de sustento, pues Molina fue uno de los que provocó la situación de violencia desde un primer momento.

Tras una hora de deliberación, el veredicto fue: "Nosotros, el jurado, encontramos al acusado Gastón Molina, culpable del delito de homicidio agravado por el empleo de arma de fuego por unanimidad".

Presencia del subsecretario de Justicia

El juicio fue seguido por el subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino, presente en la sala con el interés de presenciar un juicio con jurados populares en la provincia de Buenos Aires ante la inminente sanción de la ley en la provincia.

D´Agostino se interesó vivamente por el modo de conducción del juicio, por el modelo de gestión y por el software para sortear aleatoriamente a los jurados intervinientes.