El Papa en Chile
Martes 16 de Enero de 2018

"La maternidad nunca es ni será un problema", dijo Francisco en una cárcel de mujeres

El Papa Francisco participó este martes de su tercera actividad del día en su visita a Chile. Fue en el centro penitenciario femenino "San Joaquín" en Santiago

El papa Francisco dijo a las reclusas de una prisión de mujeres en Chile que no deben perder la esperanza o su dignidad sólo porque hayan perdido su libertad.

El Santo Padre señaló durante una visita del martes a ese centro en la capital chilena que todos son pecadores y que el cambio siempre es posible.

"Nadie puede quitarte tu dignidad", señaló al tiempo en que pidió que las penas de prisión no solo sirvan como castigo, sino que sean una oportunidad para que los detenidos aprendan nuevos oficios para que puedan reintegrarse a la sociedad cuando completen sus sentencias.


• LEER MÁS: Francisco expresó su "dolor y vergüenza" por los abusos de curas a menores en Chile


El papa visita con frecuencia los centros de detención en sus viajes al extranjero como parte de su misión de atender a los más desfavorecidos o las periferias. El martes fue su primera visita a una instalación para mujeres y fue particularmente conmovedora. Muchas de las mujeres lloraban y cantaban una canción que habían compuesto para él.

Una de las reclusas elegidas para hablar en nombre de sus compañeras, Janeth Zurita, dijo que quería ofrecer disculpas públicamente por sus crímenes y pedir misericordia para los niños que están creciendo en prisión con sus madres.

"Sabemos que Dios nos perdona, pero le pedimos a la sociedad que también lo haga", exhortó.


Las frases más salientes de la actividad

* "Jesús nos invita a dejar la lógica simplista de dividir la realidad en buenos y malos, para ingresar en esa otra dinámica capaz de asumir la fragilidad, los límites e incluso el pecado, para ayudarnos a salir adelante".

* "Muchas de ustedes son madres y saben qué significa gestar la vida. Han sabido «cargar» en su seno una vida y la gestaron. La maternidad nunca es ni será un problema, es un don".

"Los hijos son fuerza, son esperanza, son estímulo. Son el recuerdo vivo de que la vida se construye para delante y no hacia atrás. Hoy estás privada de libertad, pero eso no significa que esta situación sea el fin"

*"Ser privado de libertad no es lo mismo que estar privado de dignidad. La dignidad es un derecho y las reclusas deben exigirlo".

• LEER MÁS: Queman tres templos católicos en Chile luego de la llegada del papa Francisco


Por otra parte, una representante de las internas para hablar del centro penitenciario femenino de San Joaquín terminó sus palabras pidiéndole al Pontífice que "interceda para que el sistema de justicia modifique las penas para quienes somos madres de menores de edad y para que podamos pagar nuestra deuda con la sociedad, sin descuidar a los niños, evitando que más tarde sean ellos los condenados y condenadas".

El papa Francisco se emocionó, saludó, entregó presentes, acarició a los hijos de las reclusas. Como buen argentino, y porteño particularmente, se animó a recitar parte del tango Cambalache: "Dale nomás, dale que va, que allá en el horno nos vamos a encontrar", entonó.


Por Ana Falco / Especial para UNO