El Vaticano condenó la muerte de la enferma terminal que planeó su suicidio

Lo afirmó el presidente de la Pontificia Academia por la Vida al comentar el caso de Brittany Maynard, la chica estadounidense de 29 años que decidió morir el 1° de noviembre para evitar el sufrimiento de un cáncer cerebral terminal.

Martes 04 de Noviembre de 2014

"No juzgamos a las personas, pero el gesto en sí es de condenar", agregó el monseñor.

Hasta último momento no se sabía si Brittany iba a morir el sábado, como había anunciado. Es que el jueves pasado difundió un video en el que deslizaba que el 2 de noviembre podía estar viva y decía que "no era el momento". Pero finalmente el sábado tomó las dos pastillas y murió rodeada de sus seres queridos en su casa de Portland, estado de Oregón, donde ese tipo de suicidio asistido es legal.

La información fue confirmada el domingo a la noche por el vocero de la asociación Compassion & Choices (Compasión y Elecciones), que lucha por el derecho a la eutanasia y acompañó a Brittany en todo este proceso.

La chica se despidió en un mensaje que tuvo gran repercusión: "El mundo es un hermoso lugar", dijo. Y también destacó que ése era el día que había elegido para "morir con dignidad".

¿Te gustó la nota?