Personal del Servicio Penitenciario provincial logró descubrir diversos intentos de ingreso de elementos no permitidos a los penales de Piñero y Coronda, como drogas y celulares, entre otros.

En la unidad carcelaria de Coronda, en medio de una requisa realizada el pasado sábado, se le detectó a una mujer un objeto extraño en el interior de su ropa, motivo por el cual se procedió a revisar la camisa y en un bolsillo interno, camuflado, se detectó que había un teléfono celular envuelto en papel metalizado y ubicado dentro de una bolsa que, a su vez, estaba envuelta en papel.

En otro de los casos se detectó, mediante la intervención de la sección canes del Servicio Penitenciario, que familiares de internos intentaban ingresar marihuana. La droga fue detectada en un carrito que se utilizaba para trasladar mercadería para un interno.

Ante la insistencia de los canes, se procedió a desarmar el carrito y en el interior de la manija se detectó la marihuana envuelta, por lo que se realizó el secuestro y se impidió el ingreso a los familiares.