Santa Fe

En Santa Fe, solo el 16% de los usuarios de Assa posee medidor

Aguas Santafesinas gestiona la compra de 30 mil aparatos. Se colocarán en ciudades donde la potabilización es más costosa. También los clientes lo pueden comprar. Cuestan 2 mil pesos y se pueden pagar hasta en tres veces

Domingo 26 de Febrero de 2017

En la ciudad de Santa Fe, apenas el 16 por ciento de los usuarios de Aguas Santafesinas S.A. tiene el servicio medido. Se trata de 18 mil clientes que la empresa tiene en la capital santafesina. De las 15 ciudades en donde opera Assa, se destaca Capitán Bermúdez con prácticamente la totalidad de los hogares con el servicio medido, le siguen Gálvez y Rafaela, con más del 50%.

A nivel provincial, el 75 por ciento de los usuarios reciben sus facturas con un "consumo presunto" establecido a partir de las dimensiones del inmueble. El objetivo de la empresa sigue siendo avanzar con la micromedición para que cada cliente pague lo que le corresponde (a partir del consumo que realice). Además, intentan generar mayor conciencia respecto a un uso mas responsable del suministro.

En línea con este propósito, Assa gestiona la compra de 30 mil medidores. Los mismos estarán destinados a aquellas ciudades en donde el proceso de potabilización es más costoso, fundamentalmente aquellas localidades que no son ribereñas.

Desde Aguas Santafesinas informaron que desde marzo, los clientes de Rufino y Firmat comenzarán a recibir las notificaciones, informándoles sobre la colocación de los aparatos. Se trata de una inversión que realiza la compañía y que no tendrá costo alguno para el usuario.

Desde hace más de ocho años, todas las conexiones nuevas que se soliciten deben ir acompañadas de un medidor. En tanto, los vecinos de Santa Fe que deseen comenzar a tener el servicio medido, lo pueden hacer a través de la compra del aparato. La gestión se realiza en las oficinas que tiene Assa en calle La Rioja 2458, tiene un costo de 2 mil pesos y se puede pagar hasta en tres veces.

Cabe aclarar que no todos los hogares pueden ser "medibles". Ya que por ejemplo es requisito indispensable tener una conexión propia, independiente de cualquier otro inmueble. El pedido debe ser realizado por el propietario (no por un inquilino, por ejemplo) y debe presentar fotocopia de la escritura y una factura del servicio.

El proceso es irreversible. Es decir, el propietario no puede -una vez que solicitó el medidor- que se de marcha atrás y volver a tener el sistema de cobro por "consumo presunto". Además, la empresa puede, por cuestiones técnicas, denegar el pedido de contar con el aparato de medición.

En diálogo con Diario UNO, el gerente de Relaciones Institucionales de la empresa, Guillermo Lanfranco, hizo referencia a la compra de medidores: "Estamos en el proceso de compra de los equipos. Se decidió la instalación de unos 30 mil medidores, que es prácticamente la mitad de lo que pusimos en todo el período de aguas santafesinas, en 10 años. Serán pagados por la empresa, ya que todo lo que es campaña proactiva de medición, que las decide la empresa, corren por parte de ella".

Respecto a la prioridad que tendrán algunas ciudades en la colocación de estos aparatos, explicó: "Está dirigido a estos lugares porque creemos que son ciudades donde es conveniente medir para regular más el consumo. Son dos las complicaciones que tienen estas localidades. Por un lado el agua que debe ser trasladada y por el otro la potabilización de la misma. Se trata de ciudades que tienen difícil acceso al agua potable o para potabilizar. Rufino tiene un acueducto de 20 kilometros para tener agua, más o menos de calidad. Además tiene una planta de ósmosis inversa, en donde la producción de agua cuesta cinco veces más que el agua de superficie, por el proceso que implica la ósmosis".

"En algunos lugares tenemos perforaciones a cien metros de profundidad y en acuíferos que se agotan. En algunas ciudades tenemos baterías de 60 pozos para conseguir agua y luego potabilizar. Entonces, si la demanda no tiene techo, llega un momento en que la oferta no alcanza. Lo que se hace es medir lo más que podamos para que el consumo sea más consciente. Si vos sabes cuanto gastas, podes regular el consumo", comentó

Aumento 2017

El gobierno provincial autorizó un aumento del 40,8 por ciento en la tarifa de Aguas Santafesinas para el primer semestre del año de manera desdoblada. En febrero la suba fue del 28 por ciento, y en junio se abonará un 10 por ciento adicional con carácter acumulativo. Además, la gobernación dejó abierta la puerta para incrementos adicionales "para el cuarto y quinto bimestre, a criterio de la autoridad de aplicación", en sintonía con el planteo global de revisión tarifaria que había efectuado Assa para 2017 en torno al 89 por ciento.

¿Te gustó la nota?