Enderezando el rumbo

Finalmente, la entidad sabalera canceló la deuda con el Atlante y ahora solicitará la restitución de los seis puntos. Por otra parte, el plantel está al día con los sueldos y, además, se superó la barrera de los 23.000 socios.

Viernes 28 de Febrero de 2014

Mariano Cassanello

ovacion@unosantafe.com.ar

Después de un fatídico 2013, el arranque de este año comenzó a generar buenas noticias para la entidad sabalera, tanto a nivel institucional como deportivo. Ayer definitivamente se pudo cancelar la deuda con el Atlante. En un comunicado que emitió la dirigencia rojinegra se confirmó la novedad que tenía en vilo a todos los hinchas de Colón y que le costó muy caro al club, como fue la quita de seis puntos. De esta manera la dirigencia giró los 800.000 dólares hacia la institución mexicana.

El próximo paso es reclamar la restitución de las seis unidades argumentando que la deuda se saldó y que esta dirigencia no fue quien la contrajo. Para ello los directivos de Colón hablaron con sus pares del Atlante, quienes lo acompañarán para hacer el reclamo en FIFA. Si bien en las últimas horas se mencionó que el presidente Eduardo Vega iba a viajar a Suiza, lo cierto es que aún no hay confirmación al respecto, pero sí está claro que se trasladarán a Zurich para comenzar la gestión. De todos modos, los directivos son conscientes que será muy complicado que le devuelvan los seis puntos, pero al menos lo intentarán, ya que a esta altura resultan claves para mantener la categoría.

Por otra parte, se menciona que en las próximas horas habría novedades en cuanto al tema del embargo de las cuentas.  Se sabe que la Justicia inhibió las cuentas de Colón el año pasado lo que ocasionó un sinfín de inconvenientes, el motivo fue un accidente que ocurrió en la pileta del club en el año 2007 . Si finalmente se concreta el levantamiento del embargo será otra excelente noticia para los dirigentes que hacen malabares todos los días para cumplir con las obligaciones.  

En esta resurrección, además del trabajo de los directivos, es fundamental el rol que juegan los hinchas. Desde que asumió la nueva Comisión Directiva se hicieron aproximadamente 6.000 socios para llegar a un caudal de 23.000, pero la idea es alcanzar al menos los 25.000 asociados para generar recursos importantes en el día a día. Luego del triunfo ante River continuó la efervescencia de aquellos hinchas que se acercaron a la sede para asociarse.

Una de las buenas ideas que implementó la dirigencia en el último compromiso fue la habilitación de la cabecera sur que da espaldas al Fonavi donde antes se ubicaban los hinchas visitantes. Para el choque ante River, se decidió cobrar un bono de 20 pesos, además de la entrada general de 80 pesos y, de esta manera, la tribuna se vio poblada de gente. Y además se consiguió una muy buena recaudación. 

Otra de las cuestiones que indudablemente generaron un buen clima interno, es que después de mucho tiempo tanto el plantel profesional como el cuerpo técnico están al día con sus sueldos. Incluso teniendo en cuenta el objetivo de mantener la categoría, antes de comenzar el torneo los directivos estipularon premio especial si se le ganaba a los rivales directos, además de Boca y River.

En consecuencia, en una semana los jugadores cobraron tres premios, ya que primero vencieron a Argentinos, luego a Quilmes y por último a River. Eso hizo que a los triunfos se le agregara la tranquilidad económica.

En lo que respecta al ítem deportivo, son varias las cuestiones positivas que evidenció Colón en estas primeras cuatro fechas que lo tienen como uno de los punteros del campeonato. Una de ellas es justamente la consolidación de los jugadores surgidos en las canteras del club. La prueba más concreta es el rendimiento de Gabriel Graciani, uno de los goleadores del certamen con cuatro tantos y figura descollante en el último compromiso ante River. El Tano debutó hace tres años con la camiseta de Colón, pero en estos partidos y ante una instancia clave sacó a relucir su personalidad.  Es cierto que el nivel mostrado en este arranque del campeonato será muy complicado de mantener a lo largo del torneo, pero sirvió para resultar determinante en las tres victorias al hilo que cosechó el conjunto dirigido por Diego Osella.

En la formación que jugó ante River y que lo hará esta noche con Central, hay seis futbolistas de las inferiores (Castillo, Saín, Graciani, Meli, Curuchet y Alario) y otros tanto en el banco, ya que a excepción de Matías Sosa el resto son made in casa. Por ahora los más jóvenes se bancan la presión y en esto mucho tiene que ver el trabajo que viene realizando Osella junto a Julio César Toresani y el resto de sus colaboradores. Se puede observar un equipo muy bien preparado en lo físico que mantiene la intensidad a lo largo de los 90 minutos, con alguna excepción. Pero esa es una de las claves de los nueve puntos obtenidos, ya que no se recuerda, al menos en los últimos tiempos, ver un Colón tan corredor y solidario. Los jugadores son conscientes que ese es precisamente el argumento más destacado para superar al rival y estar a la altura de las circunstancias.

Da la sensación que el hincha comenzó a reencontrarse con el equipo y los jugadores. Que esa mística que caracterizó a Colón a lo largo de la historia se está recuperando de a poco. Esa que marcaba humildad, sacrificio, solidaridad y que en los últimos tiempos se había perdido. Es cierto que los resultados acompañan el análisis, pero más allá de perder como sucedió en la 1ª fecha con Racing, estaba claro que el equipo mostraba otra actitud a la del torneo pasado. Como si los jugadores se habrían dado cuenta que en Colón lo único que no se negocia es el compromiso, como lo indica su historia.

¿Te gustó la nota?