Santa Fe
Domingo 31 de Diciembre de 2017

Escalada del dólar y desregulación del mercado: ¿suben las naftas otra vez?

El mercado de combustibles estará desregulado completamente desde el lunes 1 de enero y las principales petroleras analizan un nuevo incremento.

El mercado de combustibles estará desregulado completamente desde el lunes 1 de enero y las principales petroleras analizan un nuevo incremento de naftas y gasoil para los próximos días, en función de variables como la cotización del dólar y el costo internacional del crudo.

Fuentes de las compañías adelantaron a Télam que analizan un incremento de precios en los surtidores, tras cerrar 2017 con un aumento promedio en torno al 30 por ciento, por encima de la inflación estimada para el año de menos de 25 por ciento.

LEER MÁS: Aumentó un 6% la nafta en Santa Fe y la premium ya pisa los 28 pesos el litro


Esta decisión se analiza en momentos en que se completará la desregulación del mercado de petróleo y combustibles en la Argentina, por lo cual las empresas tendrán la libertad de fijar los precios según sus costos y sus políticas comerciales e incluso decidir abastecer al mercado mediante la importación.

A partir del lunes entrará en vigencia la decisión del Gobierno nacional de eliminar el registro de importación de petróleo y combustibles, con lo que dio respuesta (mediante el Decreto 962 del 27 de noviembre) al reclamo de las empresas petroleras según las cuales la medida es necesaria para la desregulación plena del mercado local.

LEER MÁS: Para los estacioneros, liberar el precio de los combustibles podría ser beneficioso


Esta libertad para importar implica la posibilidad de comprar crudo en el mercado internacional e incluso los distintos tipos de combustibles, de acuerdo con sus conveniencias de costos y comerciales, lo que debería contribuir a un mercado más competitivo, condición necesaria para la liberación del sector.

Las petroleras culminaron 2017 con un incremento promedio de naftas y gasoil en torno al 30%, varios puntos por encima de la inflación estimada para el año que se presume estará por debajo del 25 por ciento, de acuerdo con las últimas proyecciones privadas.