El rebote que tuvo la aparición de Natacha Jaitt en la mesa de Mirtha Legrand el pasado fin de semana trajo daños colaterales para la conductora y su equipo de producción. El propio Nacho Viale, cabeza del programa, reconoció que se equivocaron en llevar a la mediática y que se "enceguecieron por le rating".

Esta búsqueda de audiencia llevó a frivolizar un tema tan delicado como son los abusos a menores en las inferiores de los clubes, delito que se desató primero en Independiente.

Como consecuencia de la visita de la mediática Natacha Jaitt que viene de un terrible conflicto con Diego Latorre y familia, muchos nombres de famosos se vieron involucrados en una lista que carece de mucho sentido y le quita credibilidad a la investigación judicial.

No se entiende mucho cómo entra Natacha en esta investigación sobre pedofilia y el presunto oportunismo en busca de prensa puede ser perjudicial para la banalización de una problemática muy grave.

Lo cierto es que quien tomó la palabra fue Elisa Carrió, diputada del bloque Cambiemos, quien visitó a Jonatan Viale en la señal internacional CNN en Español.

En consecuencia con lo expuesto por Alejandro Fantino y Carlos Pagni, dos de los periodistas ensuciados por Jaitt y su círculo, Carrió sostuvo: "Seguramente la señora forma parte de estas operaciones de inteligencia".

En tanto, desde el entorno de Mirtha se intenta aclarar que la conductora no tuvo nada que ver en la decisión de convocar a Jaitt y que no entienden de qué se trata una operación de este tipo. La animadora aún no habló del tema y se sabe que está muy enojada con su equipo de trabajo.