Si algo sabe hacer bien Kim Kardashian es llamar la atención en las redes. Su perfil de Instagram supera los 110 millones de seguidores y es un buen ejemplo de esto.

La mediática modelo convirtió su nombre en una marca y cada producto que leva su nombre cuenta con la promoción asegurada de ella misma en persona.

En los últimos días promociona un perfume y unas cremas antiage a las que les puso el cuerpo. Literalmente.