Cristian "Pity" Alvarez pasó ayer su primer día en prisión, luego de matar de cuatro tiros a un hombre de 36 años en Villa Lugano. La madre del cantante, Cristina, le dijo al canal de noticias TN que "mi hijo no es un asesino, tuvo un error muy difícil de volver atrás", aunque luego corrigió su discurso por uno más razonable: "No es un asesino de pensamiento", ensayó la mujer.

Alvarez se entregó a las 7 de la mañana en la comisaría de Villa Lugano, y antes de ingresar confesó ante los periodistas que lo esperaban: "Yo disparé, yo lo maté. Era él o yo". Horas más tarde se negó a declarar ante el juez de la causa y fue llevado al pabellón psiquiátrico de la cárcel de Ezeiza. Las perspectivas del cantante por el crimen de Cristian Díaz son de una larga condena por homicidio con agravantes varios, dado que "fusiló" a su víctima con tres disparos en el rostro y un cuarto en el torso a muy corta distancia (ver aparte).

La madre del artista, una ex empleada de la Fundación Favaloro, defendió a su hijo: "Cometió un error, pero no es un asesino de pensamiento. Le pueden preguntar a sus hijos. Nunca hablaba de esas cosas". La mujer trató de contrarrestar la imagen de hombre violento y siempre armado que ya tenía antes del violento crimen de Díaz, y de lo que hay múltiples antecedentes. Cristina también recordó cómo llegó su hijo al mundo de las drogas. "A los 14 o 15 me contó que estaba fumando marihuana y me preocupé. Me prometió que iba a dejar. Siento culpa y vergüenza por cosas que él hacía. Era muy inteligente y lo sabía manejar, lo arreglaba. No sé en qué se transformó", aseguró la mujer ante las cámaras del canal de noticias.

Sobre el episodio del asesinato, y luego de la frase "Mi hijo no es un asesino, tuvo un error muy difícil de volver atrás, pero no es un asesino", Cristina aseguró que era hostigado por la víctima, Cristian Díaz (36), un vecino del barrio Cardenal Samoré. "Siempre que él (Pity) salía de su casa, alguna cosita existía, un roce o un cobro de peaje, ya sea de dinero o de otras cosas", denunció la madre del artista. La mujer dijo que "lo que pasó fue totalmente impensado porque los planes eran otros". La mujer precisó que "hablé con Cristian el miércoles a las 22.30, porque el jueves tenía turno a las 6 de la mañana para hacerse estudios médicos. Se programó para hacerlos todos juntos y que no pierda tanto tiempo, porque una de las problemáticas de él era salir de su casa. Ultimamente sentía mucho hostigamiento por ciertas personas que rodeaban el lugar. Se sentía un poco amenazado", aseguró. La mujer también lamentó: "No tenemos en este país un lugar para contener a una persona así. l se daba cuenta que estaba siendo manipulado porque no hay forma de contener a estos chicos. Cuando están un poquito más tranquilos vuelven a la calle y se ponen peor".

Más tarde, ante Telefé, añadió: "(Díaz) le dio un cabezazo y lo tiró contra unos arbustos. Ahí se sienten los disparos y los dos (Alvarez y su pareja) salen corriendo. Ella tomó el arma y cuando subieron al auto Pity le dijo 'qué hacés con eso', y ella la tiró en la alcantarilla".

Cristina también contó que, tras el asesinato, Pity la llamó en un tono de despedida: "Tengo que dejar todo arreglado para que las cosas sean más suaves", le dijo. La mujer criticó el manejo del abogado de su hijo,Sebastián Queijeiro, que hizo de un crimen "algo mediático". "No asumí que puede pasar 15 años en una cárcel. Pero en algún momento la ficha te cae. Tengo que estar fuerte", señaló. Por último, contó que al recibir el llamado de su hijo lo notó muy seguro y con certeza de lo que había hecho. La madre de Alvarez aseguró finalmente que no conoció a la víctima, Cristian Díaz, pero que sí sabía que "Pity" y Díaz tuvieron un conflicto. "Había un 'grupete' que se juntaba todo el tiempo en la vereda del edificio. Esos chicos no tienen futuro, pero Cristian, así como lo ven, estaba escribiendo un libro para venderlo a una cadena de televisión".

Cristian "Pity" Alvarez se entregó ayer a primera hora en la comisaría de Villa Lugano, confesó ante los medios que allí lo esperaban que mató a Cristian Díaz, supuestamente en defensa propia. Pero horas más tarde se negó a declarar ante la Justicia y fue trasladado a un pabellón psiquiátrico de la cárcel de Ezeiza. "Lo maté porque era él o yo", afirmó Alvarez ayer a las 7 de la mañana ante la prensa, poco antes de ingresar a la comisaría 52, del barrio porteño de Villa Lugano.

lvarez dijo que "cualquier animal haría lo mismo", al justificar el asesinato de Díaz. "(Lo maté) porque si no me iba a matar él", señaló el líder de la banda "Viejas Locas", quien llegó a la sede policial acompañado por su abogado, Sebastián Queijeiro. También sostuvo que con Díaz no eran "amigos" y que la víctima "era un pibe que choreaba".

El músico que fue acusado por varios testigos de matar a Díaz en el complejo habitacional Samoré, de Villa Lugano, y estuvo prófugo durante un día, fue trasladado ayer, pasado el mediodía a los tribunales porteños para declarar ante el juez Martín Yadarola. El traslado se inició a las 12:45 desde la comisaría después de que médicos del SAME lograran compensar al artista quien se desvaneció en el interior de la celda en la que estaba alojado. No se informó qué cuadro causó el desvanecimiento de Alvarez, un reconocido adicto a diversas drogas.