Escenario

Las polémicas declaraciones de Juan Darthés sobre su relación con las mujeres, años antes de que estallaran las denuncias

En charlas con Clarín, el actor se había sincerado sobre su vínculo con sus compañeras de trabajo. Y varias frases hoy se resignifican.

Miércoles 12 de Diciembre de 2018

Como todo galán de telenovela, a Juan Darthés le han hecho miles de entrevistas. En aquel momento, en la cresta de la ola, el actor se manejaba sin cuidado en sus declaraciones, y contestaba todas las preguntas con ironía.

Hace casi 10 años, sus palabras pudieron pasar desapercibidas, y hasta haber causado risa a unos cuantos. Hoy, con una lista de denuncias penales por abuso y acoso, y el reciente descargo de Thelma Fardin, sus palabras cobran otro significado.

“¿Qué no te gusta de tu cuerpo?”, le preguntó una periodista en 2010. “No tengo cola. Yo garpo con la delantera”, contestaba, entre risas. El actor era protagonista de la obra Arráncame la vida.

Por entonces reconocía que seducía "en el escenario" y destacaba que era consciente de que "la cosa termina ahí. Si el otro se come la galletita es su problema. Pero si creo que la cosa sigue, el problema es mío".

"Siempre me tiran bombachas, pero es un juego, me divierto mucho", afirmó también, sobre la relación con sus fans. Y agregó: "Cuando hacía Nine, trabajaba con 15 mujeres y ahí entendí que la energía que tienen ustedes es superior a todo. Si el viento viene para un lado, poné la vela y dejá que fluya".

Sobre su aspectos físico, admitió que nunca se consideró "atractivo”, y analizó que si no hubiera sido famoso no hubiera tenido mucha suerte al momento de la conquista.

"Estudié en una escuela de varones y para mí era difícil abordar a las chicas", rememoró. Y contó una anécdota: "Un día me levanté a una chica en el colectivo, bah, yo pensé que me la había levantado. Quedamos en encontrarnos al otro día en un campo de Temperley. Llegó un coche y me empezaron a tirar huevos (carcajadas). Como esa, tengo miles de anécdotas", comentó.

Pero lo peor lo dejó para el final. Ya más relajado, cuando se le consultó cómo aflojaba las tensiones que le generaba su trabajo, fue contundente: "Con sexo. Hay cosas que no se hablan. El contacto físico es muy importante, hay un momento en que las palabras no alcanzan. Después se habla el tema en profundidad".

Un año después, las cosas no cambiaron. En un ping pong de preguntas y respuestas en la sección de espectáculos, el actor afirmaba, convencido: “No he sido un tipo de quilombos”. La situación de violación que denuncia Thelma Fardin ya había ocurrido, al igual que la de Calu Rivero, pero no habían salido a la luz los testimonios.

Sobre los romances en el trabajo, tampoco se cuidó al contestar: “Puede ocurrir que la gente se confunda. Hay veces que te pasás tanto tiempo laburando con alguien que podés confundirte. Y hay gente que es adicta a esa clase de confusión”, afirmó.

¿Te gustó la nota?