Meghan Markle comete un error de protocolo en un evento en el que se presentó en público con la reina Elizabeth II.

La ex actriz prácticamente está debutando como miembro de la familia Real, y esto quedó evidente cuando la flamante Duquesa de Sussex cruzó las piernas, cuando esto está prohibido, pues deben tenerlas juntas y de lado, o con los tobillos cruzados.

Meghan al percatarse de su error, inmediatamente lo corrigió, pero por supuesto que esto no pasó desapercibido. ¿Y ahora? ¿Podrán perdonarla, o la azotarán en un altillo?

Mirá!